Vino de miel único en el mundo, se produce en San Mateo

3
18856
Foto | Screenshot Youtube

Desde San Mateo, la Asociación de Apicultores y Criadores de Abejas de Boyacá, trabaja arduamente en un proyecto productivo que busca romper esquemas.

El roble es el árbol insignia en Boyacá, pero pocos le han dado el valor que realmente merece y por ello, los trabajos de conservación de este árbol no se han tomado con la seriedad que requieren.

Sin embargo, la Asociación de Apicultores y Criadores de Abejas de Boyacá (ASOAPIBOY), ha planteado un proyecto que, además de buscar la conservación y cuidado de este árbol, pretende crear una bebida a partir de una de las mejores mieles del mundo.

“Una miel supremamente fina, es de las más finas al compararse con cualquier otra en el mundo. Pero las mieles, dentro de un panorama colombiano donde hay una gran diversidad de mieles y donde el 90 por ciento son mieles falsas, con el mielato de roble no entraríamos a ser competitivos”, sostuvo Ramón Galvis, líder del proyecto, a EL DIARIO.

Actualmente dicho proyecto participa en el concurso Uso sostenible y conservación de la Biodiversidad, organizado por Colciencias y que premiará a los seis finalistas con 20 millones de pesos más el acompañamiento necesario para fortalecer la iniciativa de sostenibilidad.

Ramón Galvis sabe que no es sencillo vencer ante tantas buenas propuestas, pero sabe que su proyecto tiene todas las condiciones para ganar. “Efectivamente el proyecto de hidromiel a partir del mielato de roble, para darle valor agregado a ese componente de biodiversidad, es único. Nuestro proyecto está anclado sobre una temática de alta delicadeza dentro de lo que es la biodiversidad; si los robledales no los protegemos, ¿en qué queda Boyacá?,  más si tenemos en cuenta que el árbol insignia de Boyacá es el roble”.

Él, conjuntamente con ASOAPIBOY, proponen la producción de hidromiel de mielato de roble; un producto único en el planeta. Se trata de una bebida fermentada creada a partir de la miel obtenida a través de la exudación de la savia proveniente del roble. “Esa bebida fermentada cumple las expectativas más altas que puede haber en el mundo de las hidromieles porque es una miel tan densa que, al agregarle las levaduras, agregarle polen  y ponerle en proceso de fermentación, al igual que cualquier vino; da una calidad, un aroma, un cuerpo que es extraordinariamente maravilloso. Si nosotros posesionamos la hidromiel a partir del mielato de roble, todos los mielatos de roble van a ir a ser fabricados para hacer hidromieles, y esas hidromieles tendrán reconocimiento a nivel nacional (…) es una bebida que en términos diferenciales, nace con un valor agregado que la identifica como única en el mundo.  Y basándose en los estudios que hizo la Universidad Nacional, de mercados internacionales, podría entrar Boyacá a tener un producto de exportación; claro, si a esto se le mete músculo, se le mete corazón, y si los gobernantes entienden la importancia que tendría para todos. Y no sería para exportación como materia prima, sino con todos los estándares; un empaque perfecto, con una identificación que diga <producto de Boyacá>; entonces, sirve tanto para la conservación de los robles como para la producción de un producto único en el mundo”, señaló Galvis.

A pesar del enorme potencial que tiene el proyecto, hasta ahora pasa por una fase exploratoria. “Lo que ha hecho Colciencias, la Universidad Nacional y nosotros (ASOAPIBOY) es, en muy mínima escala, montar una pequeña planta para hacer pruebas, para hacer el ejercicio de conocer mejor el producto e ir estandarizando, pero ya para poder decir que tenemos una planta de fabricación nos falta bastante; nos faltan insumos, dentro de la planta hay que hacer áreas de filtración, áreas de añejamiento, nos falta aún mucho”, indicó Galvis.

Las aspiraciones de este proyecto en el concurso Uso sostenible y conservación de la Biodiversidad son grandes; la terminación de las locaciones de la planta depende en gran medida del éxito que se tenga en el certamen de Colciencias. Pero a los integrantes de ASOAPIBOY no les quita el sueño perder la posibilidad de recibir 20 millones más el asesoramiento por parte de Colciencias. “No contamos con apoyos, pero tampoco nos desesperamos porque son procesos empresariales en donde se irán dando las cosas en la medida que haya gente con conocimiento, con buena voluntad  y con deseo de que de las provincias también puedan salir microempresas propias” comentó el líder de esta iniciativa.

Ramón Galvis manifestó que su deseo es ganar en el concurso de Colciencias, pero indicó que si gana cualquiera de las otras tres iniciativas boyacenses se alegrará.

Para conocer más sobre esta iniciativa y apoyarla con su voto puede hacer click en el siguiente vínculo.

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta