Nueva propuesta de integración: Provincias unidas de Boyacá, por la paz territorial

0
1031
Fuente: "Primer Foro de la reconciliación para el desarrollo rural."San Pablo Borbur 10 de marzo

A partir de las experiencias y logros de los procesos vividos en más de una década en el Occidente del Departamento, durante este primer foro se propuso la meta de construir una agenda de paz para el posconflicto que involucre todas las provincias boyacenses, lo cual tendrá el apoyo del gobierno departamental y se espera que lo mismo se dé desde el gobierno nacional.

Las provincias Unidas de Boyacá por la paz territorial es la propuesta que salió del “Primer foro de la reconciliación para el desarrollo rural”, llevado a cabo en San Pablo Borbur el pasado 10 de marzo, convocado por varias organizaciones campesinas cuya cabeza principal es la asociación cacotera, y que tendría el apoyo tanto del gobierno nacional como regional.

De entrada la propuesta suena muy bien; el sentido común diría que este es el camino y que sobre eso no habría qué discutir; sin embargo, la experiencia acumulada hasta ahora, con base en el recorrido que ha hecho la asociación de los cacaoteros en la región del Occidente del departamento, muestra la necesidad de trabajar aún más en la integración al interior de la misma provincia donde todas las fuerzas sociales e institucionales puedan encausar programas y proyectos comunes que beneficien al mayor número posible de sus pobladores.

Así que la propuesta de asociación de las provincias del departamento por la paz territorial no solo es atractiva, sino un imperativo que debe ser puesto en marcha para lograr que las riquezas y las bondades de cada región sirvan al bienestar de sus habitantes, y no que esta riqueza sea su maldición, para perpetuar la historia de violencia, olvido y desesperanza, tal como ha ocurrido hasta ahora en el mismo Occidente del Departamento donde las esmeraldas han sido signo de discordia, cuando lo deberían ser, siempre, de oportunidad y satisfacción.

El ejemplo para la nueva propuesta 

Fuente: "Primer Foro de la reconciliación para el desarrollo rural."San Pablo Borbur 10 de marzo
Fuente: “Primer Foro de la reconciliación para el desarrollo rural.”San Pablo Borbur 10 de marzo

El “Primer foro de la reconciliación para el desarrollo rural” liderado por la Asociación de cacaoteros, que desde hace 13 años viene cambiando la imagen, los valores y la cultura en esta región de tradición minera, plantea la ampliación de esta experiencia por todo el territorio boyacense, a través de la Asociación de las Provincias, para lo cual el gobierno departamental ha dicho que brindará todo el apoyo posible.

Lo que ha vivido el Occidente en la última década es un cambio de paradigmas, de cultura y de transformación económica donde la suerte, y la ley del más fuerte, que habían logrado perpetuarse y permear hasta lo más hondo del tejido social, se ha venido cambiando por nuevas propuestas de trabajo, de convivencia, de construcción de armonía y entendimiento, para superar  el azar que era tan paradigmático, donde la vida en su conjunto tenía una biografía colectiva: si estamos vivos el día de mañana, contaremos la historia. Este es el gran ejemplo de la región para el resto del departamento y del país.

Los nuevos códigos

Ante las nuevas realidades fue surgiendo otro código, que se fue convirtiendo en un lento y sutil tejido de tensión, para demostrar que esos que dominaron bajo “las leyes del más fuerte”, en la explotación de las esmeraldas, al narcotráfico y la muerte, podían ser superados por nuevas fuerzas que van creciendo en el corazón de las comunidades, a partir de deseos y anhelos de justicia que, en silencio,  aguardaban  las condiciones propicias para poder entrar en acción, para construir un nuevo relato, otro sentido de vida, intentando  construir una nueva lengua, nuevos enunciados, nuevas palabras para conformar y forjar realidades distintas donde la vida sea posible en medio de la dignidad y el respeto.

Esta nueva unidad discursiva ha forjado silenciosa otros espacios de donde emerge un relato distinto: el de la solidaridad, el de la comunidad, el de la resistencia, que tanto pavor causaba a los que por décadas se proclamaron jefes y patrones de la zona; este camino lo han recorrido las comunidades del Occidente bajo nuevas prácticas, en ocasiones clandestinas, de la antibarbarie, y búsqueda de otras formas de convivencia que ahora son ejemplarizantes.

Las transformaciones

Es en estas condiciones que se da el paso de dejar de sembrar coca: “aquí que se levante el que no vivía de la coca”, afirmaba un campesino en el foro; en otras palabras, en toda la región del Occidente de Boyacá, los acuerdos de la Habana llevan 10 años de aplicación, con la erradicación de los cultivos ilícitos y la sustitución por el cacao como producto principal. Este tipo de procesos, son de esas cosas luminosas que surgen de la inteligencia colectiva, de donde brota el fruto de la esperanza.

Ahora, el cacao y un grupo importante de cultivos de otras frutas que se han venido fortaleciendo, trazan la hoja de ruta de miles de familias campesinas que querían salirse de la maldición de la coca, que no quieren más que sus hijos vivan con el estigma de ser narcos, mulas, matones o víctimas; el cacao surge como el fruto de la esperanza.

Las provincias unidas por la paz

Fuente: "Primer Foro de la reconciliación para el desarrollo rural."San Pablo Borbur 10 de marzo
Fuente: “Primer Foro de la reconciliación para el desarrollo rural.”San Pablo Borbur 10 de marzo

En estas circunstancias, la Asociación de Cacaoteros  funciona como  organización con  más de 1300 afiliados, que han trascendido hasta cofundar la  Federación Nacional de pequeños Cacaoteros, que se sienten orgullosos de poder replicar lo que ha sido la construcción de un nuevo relato, una nueva biografía colectiva para el Occidente de Boyacá, y ahora sienten la fuerza y  autoridad de hacer el Primer Foro de la Reconciliación y junto con la gobernación del departamento, invitar a  otras 7 provincias boyacenses -Lengupá, Márquez, La Libertad, Norte, Gutiérrez, el Valle de Tenza-, para dar nacimiento a la Asociación de provincias unidas de  Boyacá por la paz territorial.

De este foro surgió lo que será la construcción de una agenda de paz en el departamento de Boyacá, cuya experiencia ya acumulada a partir de las acciones y logros del Occidente se pondrá como ejemplo en el orden departamental y nacional y que estará siendo apoyada por el conjunto de la estructura del Gobierno Departamental a través de la Oficina de Diálogo Social y Paz y que se espera, tenga todo el apoyo del gobierno nacional.

Dejar una respuesta