Violencia de selección 

0
1521
Por| Daniel Triviño 
Hoy en medio del furor por un nuevo encuentro de la eliminatoria sudamericana, surge una polémica por el llamado y respaldo de José Pékerman a Pablo Armero para integrar el seleccionado patrio tras el capítulo de violencia en el que el lateral izquierdo de la selección Colombia agredió a su esposa.
Colombia se mide a Bolivia y Ecuador en esta doble fecha de la eliminatoria sudamericana. Ante el mal momento de Faryd Diaz y la falta de ritmo de Frank Fabra, el seleccionador argentino, José Pékerman, no tuvo alternativa y tuvo que convocar a Pablo Armero
Y aunque la prensa nacional no haya querido despertar una polémica por su llamado, dando muestras claras de complicidad y alcahuetería, hubo periodistas como Sara Castro, quien tuvo la gallardía de cuestionable a «Don José» por la convocatoria de Pablo Armero.
Como ya es habitual en las ruedas de prensa de «Don José», su respuesta fue vaga e insulsa; retórica simple, barata, bien estudiada y bien aprendida. «En el tema personal nunca tuvimos una información de una situación más allá de lo que ha aparecido en los medios».
Para los desmemoriados es necesario recordar que Pablo Armero agredió a su esposa el año pasado, misma conducta que le costó el puesto como seleccionador nacional a Hernán Darío «bolillo» Gómez. En esa ocasión «bolillo» tuvo que apartarse del cargo bajo el argumento de que no era un ejemplo para la sociedad, de que era necesario que el director técnico de la selección tenía que ser un referente de comportamiento y del trato igualitario hacia la mujer. Pero parece que para «miñía» esto no aplica.
Y a Pékerman parece que tampoco le importa; el haberle citado para esta doble fecha solo demuestra que el dt argentino no tiene la más mínima consideración con esta problemática que afecta a Colombia, que lo único que le interesa es tener completa la nómina de la selección para encontrar el funcionamiento correcto; cosa que queda en entredicho con la presencia del marcador de punta del Bahía, que nunca ha demostrado tener las condiciones y el nivel suficiente para integrar la selección Colombia, mucho menos ahora que juega en una liga de segundo orden.
Pékerman se pasó de cinismo y con su respaldo a Armero le dio más fuerza y vigencia a esa conducta tan nuestra, esa que hoy genera alertas entre las autoridades y entre la misma sociedad. Como quien dice, a «Don José» esta situación le vale diez hectáreas de…

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.