Juan B Pérez rechaza cualquier cuestionamiento sobre actuación del CS de la UPTC

0
1486
Foto/ Hisrael Garzonroa

En carta enviada a la dirección de EL DIARIO, el representante de los exrrectores de la UPTC ante el Consejo Superior de la institución Juan B. Pérez Rubiano, rechaza de plano cualquier cuestionamiento a la actuación del Consejo Superior de la Universidad del cuál afirma que por el contrario, se ha dedicado a cuidar de los más altos intereses de la institución.

Expresa Juan B. que los señalamientos hechos en artículo precedente publicado en periódicoeldiario.com son carentes de toda verdad, que en la universidad se han hecho las cosas lejos de los intereses políticos de grupos y de cualquier hecho de corrupción.

Termina diciendo que el nombre de la universidad debe ser respetado por todo los que significa su historia y tradición.

El texto de la carta es el siguiente

En artículo publicado en EL DIARIO, sus informantes maximizan la importancia de la elección en curso del representante de los egresados en el Consejo Superior de la UPTC; ignoran el resultado reciente de la elección por amplias mayorías de personas de excelentes antecedentes en representación de los docentes: Daniel Cárdenas, de los empresarios: Israel Romero, de los estudiante: Esteban Valderrama y hacen afirmaciones tendenciosas, carentes de veracidad, contrarias a todas las evidencias, propias de mentes malévolas que pretenden inútilmente desorientar a quienes van a participar en esta última elección, para que no se apoye al mejor candidato.

No es cierto, Señor Director, que en esta elección, ni en las anteriores haya habido algún tipo de alienación de fuerzas políticas, como tampoco hubo en la elección del actual rector; no se están conformando alianzas futuras; los elegidos ganaron por sus excelentes antecedentes personales y profesionales, sus propuestas, su intenso trabajo; ellos no representan a ningún partido, solo les interesa servir a la UPTC.

El nuevo Consejo Superior continuará la labor que ha venido adelantando, que es de real transformación y cambio, mediante la mejora de los procesos, uso eficiente y transparente de los recursos públicos, búsqueda de la excelencia en la formación de juventudes, mayor contribución al desarrollos de Boyacá y el país, a través principalmente de la investigación y la extensión, acreditación internacional de sus programas, ampliación de su infraestructura, sus equipos y laboratorios, bienestar integral para sus alumnos empleados y trabajadores, vinculación de docentes altamente calificados, entre otros objetivos, que serán alcanzados en el corto y mediano plazo, gracias a la reforma administrativa aprobada en Diciembre pasado, al plan de desarrollo revisado y aprobado hace menos de 30 días y ala magnífica labor que adelanta el actual rector Ingeniero Alfonso López, que probablemente tendrpa continuidad en el mediano plazo.

No se puede desconocer, Señor Director, el muy eficaz trabajo de los rectores que ha tenido la Universidad, que se expresa en lo que la UPTC es hoy: la 9° o 10° más importante entre las más de 260 universidades que hay en Colombia, con 30.500 alumnos, 76 programas de pregrado, 86 de posgrado, 31 de ellos acreditados de alta calidad, tres regionales que son modelo en el país. De otra parte, no se pueen calificar como hechos de corrupción , fallas de carácter administrativo que en su gran mayoría ya han sido aclarados por la Universidad a la Contraloría General de la República. El prestigio e imagen de quienes la han dirigido no se puede enlodar por motivaciones políticas.

Las afirmaciones claramente mentirosas relacionadas con la contratación del edificio de posgrado, la contesto poniendo a la disposición de todos mi hoja de vida: nunca he tenido ni siquiera un llamado de atención de los entes de control o la justicia, por el manejo que he dado a entidades públicas grandes, importantes y complejas como la Caja Agraria que liquidé, el Banco Agrario que fundé, el Instituto Colombiano de Energía Eléctrica, la empresa Colombiana de Minas, entre otros organismos. Los muy buenos resultados obtenidos durante mi gestión al frente de esas entidades son la mejor respuesta a las mentirosas afirmaciones de mis anónimos detractores, en el sentido de que represento viejas prácticas políticas y administrativas. Desde esos organismos estatales trabajé por Boyacá y Colombia, con la misma devoción y desinterés como lo vengo haciendo desde el Consejo Superior, en representación honrosa de los exrectores de la Universidad.

Con relación al edificio de posgrados, consta en los documentos de la Universidad Señor Director, que mi posición desde el Consejo Superior ha sido exactamente la contraria a la que le transmitió el malévolo informante: insistí en que se crearan las condiciones para que hubiera pluralida de oferentes, que es la única forma de evitar la corrupción que tanto daño está causando a nuestra patria. En el Consejo he puesto que la universidad construya directamente este edificio , lo mismo que el edificio de la sede de Duitama. Así se hizo en mi rectoría el edificio de la biblioteca de Duitama y se inició la construcción del edificio para la biblioteca de Tunja.

Disculpe Señor Director lo extenso de esta comunicación y permítame invitar al Señor Gobernador a través de este importante medio, como lo he hecho en múltiples ocasiones desde el Consejo Superior, para que regrese al Consejo y ocupe el puesto que le asigna la ley, que allí participe en la discusión de temas de trascendencia para el presente y futuro de la UPTC, que presente sus iniciativas, que con seguridad serán discutidas con el mayor interés y serán acogidas todas aquellas que estén acordes con la misión institucional de nuestra querida UPTC.

Que la política partidista se haga por fuera de la Universidad debería ser comportamiento unánime; que la calumnia y la mentira nunca sean instrumento para buscar apoyos; que siempre se respete el sagrado e histórico nombre de la UPTC, que todos constribuyamos para que alcance la excelencia en beneficio de nuestras juventudes, de nuestro departamento y de Colomba.

Del Señor Director,

Atentamente,

JUAN B. PEREZ RUBIANO

Dejar una respuesta