Representación de los egresados ante el CSU de la UPTC: Hagan sus apuestas

1
1173
Foto | Hisrael Garzonroa

Por: Observatorio de procesos electorales (OPE) de la UPTC

Hace poco más de un año fue elegido el anterior representante de los egresados de la UPTC ante el máximo órgano de gobierno universitario de esta institución, el Consejo Superior. Fue una elección atípica, pues la votación se realizó a comienzos de diciembre de 2014 y el escrutinio final concluyó dos meses después, el 4 de febrero de 2015. La causa: faltaba el acta de escrutinio parcial de un CREAD, el de Yopal, que fue allegada el 30 de enero de 2015. Es decir, más de un mes después de la elección en la sede central, Tunja y las tres seccionales, además de los CREADs de Bogotá, Garagoa y Soatá. Esta dilación en la consolidación de la votación, amén de todos los anómalos episodios ocurridos, agenciados por la administración de la época, fueron los que llevaron al dudoso triunfo del elegido representante de los egresados. Después de que el segundo candidato, Oriol Ramos, aventajara a Aquilino Rondón por más de 50 votos, los demorados resultados de Yopal, le dieron la victoria al segundo. Yopal aportó 168 decisivos sufragios que, finalmente, determinó que la diferencia fuera de 112 votos. Fue el “Yopalazo” avalado por la laxitud del Comité Electoral de la universidad.

Resultados de la elección de representante de egresados ante el Coseno Superior de la UPTC

tabla1

En contraste con la elección del 3 de diciembre de 2014, en que hubo cuatro postulantes, para los comicios del 21 de abril se inscribieron 9 candidatos, expresión de la variopinta fauna electoral, uno de cuyos exponentes representará a miles de ex alumnos dispersos por la geografía colombiana. Pese a toda la parafernalia desplegada por los candidatos, es evidente que en la pasada elección la abstención fue la triunfadora.

Pero, ¿qué es lo que hace tan atractiva esta representación?

Para nadie es un secreto que la UPTC maneja un cuantioso presupuesto que supera los 300 mil  millones de pesos y la mayor nómina de personal administrativo del departamento, comoquiera que en la reciente reforma administrativa la elevó a 991 personas, además de una franja de personal temporal que el año pasado ascendió a 785 funcionarios. Dado que en la composición del Consejo Superior predominan los voceros de los  sectores extraacadémicos (tres del gobierno, uno del sector productivo, uno de los ex rectores y uno de los egresados), la orientación de este organismo se distancia de los genuinos intereses académicos, representado por tan solo tres voceros: profesores, estudiantes y directivos académicos. Así las cosas, no es temerario afirmar que los últimos representantes de los sectores extraacadémicos buscan usufructuar, en cuerpo ajeno,  toda la piñata de contratos de bienes y suministros o de obras, así como toda la frondosa contratación de personal o, aún más, el nombramiento de personal directivo, tal como sucedió en las últimas semanas, con funcionarios cooptados de universidades privadas  e instituciones públicas asentadas en Boyacá.

De la extensa lista de aspirantes, quizá se perfilan con mayores posibilidades tres candidatos: Eddye Reyes, Julio Roberto López y Oriol Ramos. Lo seis restantes, entre ellos Miguel Rodríguez y Jorge Armando García, quienes han fungido como funcionarios públicos,  figuran como candidatos de profesión.

No cabe duda que los dos principales candidatos, Oriol Ramos y Eddye Reyes, representan dos grandes grupos de interés en pugna. De un lado, la cooperativa Canapro, otrora usufructuaria de esta representación, y, de otro lado, la cooperativa Coeducadores, a la cual se suma toda la catapulta burocrática de la Gobernación de Boyacá. Refuerzan estos dos bandos, las huestes conservadoras, liberales y verdes. La tercería proviene de Julio Roberto López, postulante independiente que representaría las  fuerzas políticas no alineadas y  quien aspira a captar el voto de opinión.

Es previsible, que  se mantenga la actual orientación clientelizada del Consejo Superior, con la reelección del representante del sector productivo y la elección del representante de los estudiantes -donde, nuevamente, la Facultad de Estudios a Distancia (FESAD) inclinó la elección hacia el candidato de la administración universitaria-, por lo que las intenciones del gobierno nacional y departamental de darle un vuelco a la institución educativa, se esfumaron.

1 COMENTARIO

  1. La apreciación “…las intenciones del gobierno nacional y departamental de darle un vuelco a la institución, se esfumaron” ´deja entreveer la línea editorial del diario: sesgada y tendenciosa. Que gran mentira.

    Ahora, el periódico el diario, quiere mostrarnos como adalides y salvadores de la universidad pública al gobierno nacional, y el gobierno departamental, en cabeza de quien vulnero la autonomía universitaria para hacer proselitismo político en los salones y en otros escenarios utilizando recursos universitarios, y que por cierto no ha dejado de entrometerse en la democracia universitaria, en especial en la elección de representantes estudiantiles ante Consejo Superior UPTC, como esperamos algún día se informe en estos medios de comunicación.
    Salvaguardar la autonomía universitaria es fortalecer una política pública para todos los egresados de la universidad, y no solo para los amigos de las estructuras burocráticas.
    Mi voto en blanco para egresados UPTC.
    Más democracia participativa y ejercer un control y seguimiento a la representación de egresados para no permitir que las estructuras políticas y los grupos de poder sigan vulnerando la autonomía y democracia universitaria, y se consoliden escenarios públicos de dialogo y concertación con la administración universitaria y las instancias del gobierno universitario.

Dejar una respuesta