Otra vez el uribestiario ED.850

0
566

Otra vez el uribestiario.
Las escenas son como todas las escenas de esta extraña fauna, cuyas especies solo crecen en estas tierras calientes y de solo verlas causan terror: la espantífera  Cabal que cada día está menos en sus cabales; el Dr, Varito, que a pesar de estarse volviendo decrépito sigue dando lora, y una cola de otros pajarracos variopintos y lambones como pocos, donde no falta la cara de un boyaco que todos conocemos como heredero de la más goda manzanilla, y un retoño del bestiario de paisalandia, cuyo padre quiere ir de candidato a la casa de Nari el año entrante. Para completar el horror, sin embargo, faltó otro boyaco del bestiario, de Tunja por más señas, que da la impresión de que no se baña desde hace meses. Esta pandilla, a juicio de la mayoría de nuestros Académicos se tiraron la celebración del Día de las Víctimas, el pasado 9 de abril. Pero eso sí, no se fueron ilesos, la ‘putiada’ fue nítida y el coro que les gritó asesinos, se sintió en toda la plaza mayor frente al Capitolio y retumbó en el resto de del territorio de estas breñas y montañas a las que todas las raleas de criminales no quieren darle tregua.

El castrochavismo se tomó la ONU.
En nuestra Academia, como tarea en estos días santos, estuvo la lectura del último informe sobre Desarrollo Humano 2016 elaborado por el PNUD que es el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Con la lectura y la comprobación de la clasificación de los países en razón al índice mencionado, es evidente que el castrochavismo se ha tomado esta agencia para manipular y distorsionar la cifras en la clasificación, sin que hayan valido los esfuerzos de demócratas tan eminentes como Julito Sánchez y Darío Arismendi que desde sus micrófonos han alertado de todos estos despropósitos cometidos por ese Castrochavismo. No es posible que en el índice de desarrollo humano califiquen en mejores puestos, muy por encima, a países dominados por el ateísmo y el comunismo internacional; no es posible que la Cuba de los Castro la pongan en el puesto 60 y la Venezuela del Chavismo y del animal del Maduro, en el 71, mientras la democracia más antigua y perfecta de América Latina, la tierra de My Presiden Juanma, que ahora es el Nobel 2016, la tierra de nuestros heroicos paracos y traquetos, la manden al fondo, en el ofensivo puesto 95. En la Academia la mayoría dijo que había que rodear a Arismendi y a Julito para que todos los días, a una hora fija, cogidos de la mano y gritando en coro, que se oiga hasta el F4 y más allá de Miraflores, (el centro de Caracas): ¡Golpe!, ¡Golpe!, para que se restablezca la democracia, como aquí, y al mundo se le diga la verdad sobre la nuestra patria de Santander y el Patrón del Dr. Varito, que cómo así que la califican en el puesto 95, 35 puestos por debajo de los comunistas y 24 atrás del régimen del animal del Maduro. Aquí ¿quién ha dicho que alguien se acuesta sin sus tres comidas al día, que un solo colombiano duerme a la intemperie, que carece de los servicios médicos y asistenciales o que no tiene oportunidad de educarse?; ¿quién ha dicho que hay o ha habido desplazados por la violencia? Antes Bogotá era la Atenas Suramericana, ahora toda Colombia es el paraíso en este mundo. Ánimo Arismendi, ánimo Julito, a defender la democracia, maestros, como la de aquí, en todas partes.

¿Quién será el próximo Moncho de Tunja?
Es la pregunta que va a estar de moda de aquí en adelante: quién va a reemplazar a Luis Augusto, el gerente de la Arquidiócesis. Un asunto que no es nada fácil a juicio de nuestros Académicos que ya muestran cierta nostalgia por el retiro de este Moncho que completo los 20 años al frente del palacio arquidiocesano, donde no se sabe cuántas almas llevó al reino de los cielos pero que sí se sabe cuánto multiplicó los bienes de la iglesia de Cristo en este mundo de la parroquia de Tunja. Con Luis Augusto el billete fluyó y se multiplico como lo cuenta el evangelio en la narración del milagro de la multiplicación de los panes y de los peces. En la Academia siempre se pensó que este Moncho debió ser alcalde de Hunza o gobernador ‘de Occidente a la pampa solar’; algún día se le recomendó que pidiera una dispensa, que se consiguiera una gestora social y que hiciera manzanilla, pero no quiso, porque sabía que el billete estaba más fácil con los contratos de Itedris que tan bien gestionó Víctor en tiempos de Ferchito Flórez, con los remates de las parroquias, con los buenos arriendos que incrementó generoso el buen Pablito, con la JDC y las jugosas matriculas, con la venta del cementerio, con los negocios inmobiliarios y con algo de agio en los préstamos a la biosalud del buen Gonzalito. Así que en la Academia se ha establecido la primera cadena de oración de los primeros viernes de cada mes para pedir porque el dios de los cielos ilumine a Pacho para que escoja bien al sucesor de Luis Augusto en la Tierra de los muiscas del Cacique Turmequé.

Dejar una respuesta