¡Que viva el fútbol, que viva Patriotas!

0
1185
http://depor.com

Patriotas se despidió de la Copa Conmebol Sudamericana. Sin embargo, su actuación y todo lo que rodeó al equipo boyacense durante su primera experiencia internacional, es una señal de que deben seguir por el mismo rumbo. Hoy Patriotas no debe centrar su atención en clasificar a las finales del torneo colombiano, el ‘rojo’ debe apuntar a ganarlo.

El día posterior a una eliminación de un torneo internacional es muy duro para cualquier equipo de fútbol. Sin embargo, para Patriotas no debe ser así. El onceno boyacense tuvo que cruzarse con un gigante del continente; muchos juraban que Patriotas sufriría una humillante derrota, pero no fue así. El ‘rojo’ tuvo una presentación más que digna en la Sudamericana, le plantó cara al poderoso Corinthians y por ratos lo hizo sentir incómodo.

El empate en el último minuto en La Independencia le costó caro al equipo de Corredor, que tuvo que llegar a Sao Paulo a buscar un gol como visitante para equilibrar las cosas. Con todas sus limitaciones Patriotas jugó a eso, a buscar el anhelado gol visitante; nunca se metió atrás, buscó jugarle de igual a igual a Corinthians, y en un momento consiguió inquietarlo. El equipo brasileño decidió encarar este partido con una nómina alterna ya que para ellos es prioridad el Brasileirao, pero en la segunda parte, cuando Patriotas buscaba con desespero el empate, el técnico Fábio Carille, tuvo que resignar el descanso de varios de sus titulares y enviarlos a la cancha para ver si podían finiquitar la clasificación.

Pero más allá de los resultados, hay que hacer un balance de todo lo que implicó la participación de Patriotas en la Copa Conmebol Sudamericana. Lo primero que debe analizarse es que Patriotas enfrentó dos equipos que por trayectoria y presente, eran los favoritos en el papel. Es cierto que Everton no es ningún gigante del continente, pero al momento de encarar el compromiso con Patriotas ya contaba con un bagaje en torneos internacionales (Copa Libertadores 1977, 2009), también con más de 100 años de existencia, a diferencia de Patriotas que existe desde 2003. Otro cosa que hay que aclarar es que al momento del primer duelo, Everton era el puntero del fútbol chileno; para el juego de vuelta estaba octavo en la tabla, pero de cualquier modo, acreditaba un buen presente.

De Corinthians no hace falta aclarar mucho; ha sido campeón del mundo (2002, 2012), campeón de Copa Libertadores (2012), campeón de Recopa Sudamericana (2013), es el puntero del Brasileirao y lleva más de 30 partidos sin conocer la derrota.

Patriotas dejó afuera al equipo chileno en un duelo que fue muy parejo, y complicó a un Corinthians que hoy es el gran candidato a ganar la Copa Sudamericana.

Pero el éxito de la participación de Patriotas va más allá de esto. Su clasificación a la copa llevó a que se adecuara y embelleciera un estadio que desde hace un buen tiempo estaba abandonado. El arreglo y remodelación de La Independencia hizo que jugadores y cuerpo técnico se entusiasmaran con el proyecto; de hecho, la llegada de un estandarte del fútbol bogotano como Rafael Robayo se da gracias a que ve un proyecto atractivo para “relanzar su carrera”.

Y no fue solo la adecuación de la cancha. El entusiasmo que generó Patriotas fue monumental, tanto así que logró meter cerca de 15 mil personas en su estadio en una noche que la temperatura oscilaba entre los seis y siete grados centígrados.

Luego de lo realizado por Patriotas en la Sudamericana, el público futbolero de Boyacá ha quedado entusiasmado. Y esto se debe al compromiso que han tenido todos los que de alguna forma tienen que ver con Patriotas.

Primero hay que hablar de una Administración Departamental, que si bien es cierto puede ser criticada por algunas decisiones, puede sacar pecho de que hizo las cosas bien al momento de arreglar La Independencia, que demostró su compromiso porque vio, en esta participación de Patriotas, una oportunidad para dar a conocer a Boyacá ante los ojos del continente. También hay que aplaudir lo realizado por los patrocinadores y los directivos de Patriotas, que entendieron que las copas internacionales deben asumirse con seriedad, y no dudaron a la hora de invertir para reforzar al equipo. Para la plantilla  y el cuerpo técnico sobran las palabras, enfrentaron esta copa con grandeza y motivación; de seguir así, es muy probable que Patriotas se convierta en uno de los animadores frecuentes de los torneos continentales.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.