Invasiones y Terrorismo: ¡5000 soldados colombianos para las guerras ajenas!

0
3861
No es posible que el Nobel de Paz y presidente de Colombia, después de la guerra interna de más de 50 años ahora se le ocurra exportar soldados-mercenarios para guerras ajenas. Foto | Hisrael Garzonroa

Por: Manuel Humberto Restrepo Domínguez

¿Cuál democracia hay que defender en territorios ajenos, si aquí todavía no funciona?, ¿Cuáles derechos hay que devolverles a otros pueblos si aquí todavía no es clara la idea de ser humano que estamos construyendo y que no dejamos de violentar?, ¿Cuál terrorismo hay que salir a combatir, si aquí la barbarie supera lo imaginable y borra sus huellas con nueva barbarie?

Las élites de la clase política global, estudian, diseñan, formulan y trazan la política a seguir en cada nueva intervención político-económica-militar. La élite, situada en el pentágono, la Casa Blanca, la Torre Trump, el G-7, configura ideológicamente el plan a seguir. La base de esta planeación estratégica, con análisis de escenarios, alianzas, costos y beneficios, distribución de poder y proyecciones, se resume en definir al enemigo de la seguridad y la paz global al que hay que combatir.

El paso dos del proceso de planeación se orienta a comprometer a otros, al lobby diplomático; las visitas in situ (como la reciente del vicepresidente Mike Pence, el 13 de agosto a Colombia y otros países suramericnos, para hablar, entre otros, de Venezuela, Irán, Rusia y pedir que se corten relaciones con Corea del Norte), a crear vínculos con gobiernos, formaciones políticas (especialmente de derechas), trasnacionales, organizaciones multilaterales o incluso ONU, OEA, medios de comunicación y grupos de opinión, sobre los que se descarga la idea de que en la siguiente etapa de destrucción se hará lo que la opinión publica quiere que se haga porque la democracia lo exige y la seguridad lo necesita.

Foto | Hisrael Garzonroa
Foto | Hisrael Garzonroa

La siguiente etapa, que es de destrucción, inicia con la injerencia de la matriz mediática insistente, incisiva, redundante, imparable, y la ocupación del terreno en todos sus componentes (político, social, económico, cultural), nada distinto al proceso de invasiones a América con conquista, evangelización y colonización. La tarea queda a cargo de ejércitos, tropas y novedosos aparatos asesinos no tripulados, que componen la intervención militar, en la que a las élites les resulta útil comprometer a un buen número de países, gobiernos y estados que cumplan tareas directas, se hagan visibles, atiendan órdenes de campaña y extiendan el marco de posibilidades para que las consecuencias ya previsibles de retaliación con acciones terroristas sean también redistribuidas.

La tercera etapa es de reconstrucción, en la que se juega a fondo el orden económico global, estrechamente vinculado al capital financiero. El modelo de invasión se termina interpretando como de guerra asimétrica, en aplicación de la ley Patriot de 2011 y de la guerra preventiva que derrumba las barreras y límites entre lo civil y lo militar, entre lo político y lo económico, entre la vida y la muerte; que, a la vez, destituyen el orden legal del DIH y de los derechos humanos y termina por imponer la premisa de que no hay derechos ni garantías de protección para los declarados enemigos sean pueblos o personas. El objetivo de las élites globales, y en escala locales, de su metódica planeación, destrucción y reconstrucción, es obtener el control total de la población, del territorio y las riquezas, cambiar reglas y someter al orden hegemónico ideológico y cultural.

Los invasores, que impiden cualquier expresión de levantamiento popular de resistencia, esperan una contraparte que les permita legitimar y mantener sus acciones de guerra, y empujan para obtener respuestas de tipo terrorista, de cuya existencia son sus responsables. De esta manera, los civiles dejan de existir y, con ellos, el sentido del sufrimiento de las víctimas. El agresor puede ser cualquiera y la victima también; los mercenarios se llaman ahora contratistas y los contratistas no entienden de ética ni legitimidad. Las invasiones y las acciones de respuesta asimétrica de tipo terrorista, llevan implícito el regreso de la ley del talión, en tanto que, si un país ataca a otro, queda expuesto a ser atacado con la misma ferocidad por quien quiera proclamares representante de una comunidad, pueblo, minoría o grupo y puede también o no tener conexiones globales.

El que ataca como parte de un ejército de invasión, no recibe órdenes directas, si no que cumple misiones y entenderá que la destrucción es un daño colateral necesario, sea de vidas humanas, bienes culturales o infraestructuras; y, el que ataca en acción terrorista, entenderá que responde a una venganza. El que ataca como parte del ejército invasor representa a su país de origen sobre el que recaerán las retaliaciones por donde menos lo espere. Un soldado en guerra ajena inscribe el nombre de su país como territorio próximo de la retaliación. Cuando la acción terrorista no se hace posible en el lugar geográfico del invasor, el ataque podrá producirse en cualquier parte con alguna representación global donde se junten nacionales de distintos países, como sitios de peregrinación, grandes superficies, parques públicos, sitios turísticos, centros culturales o deportivos, calles, avenidas, fiestas populares, iglesias, mezquitas, sinagogas. Basta que haya escarnio y el dolor genere más rabia y menos tolerancia; que despierte pasiones y desate lo menos humano de los humanos, que active el imaginario de que en cualquier lugar hay un enemigo anunciando que el que ataque también será atacado, a su tiempo, en el momento preciso.

Son guerras inventadas, planeadas para mantener al mundo bajo estado de excepción, (estado de sitio del que Colombia es su precursor en democracia), para acelerar la velocidad de expansión del capital, triplicado en papeles especulativos; desestabilizar independencias; sostener la desigualdad global y local que muestra a menos de un millón de humanos, dueños de más de la mitad de todo lo que existe, incluida la profundidad de los mares y la inmensidad del infinito, ante varios miles de millones que sobreviven con hambre, sufrimientos y carencias. La desigualdad acoraza a la arrogancia del poder que queda libre para extender el capital especulativo, los nuevos instrumentos financieros, las tecnologías y el despojo de las riquezas materiales que sostienen la vida humana y del planeta.

Las de hoy son invasiones asimétricas, guerras inútiles alimentadas con odios, con mitos morales y discursos espurios de buenos y malos, con mentiras, con falsos temores que provocan miedo y hacen que las mismas víctimas se encarguen de pedir más control, más seguridad, aunque esta traiga consigo socavar derechos y eliminar libertades. Los cambios en la morfología de la economía y la política globales, ponen al descubierto un modelo ideológico que promueve la guerra cotidiana, que desestabiliza la idea de que “para alguien pueda existir lo cotidiano fuera del espacio y el tiempo de la guerra” (Appadurai, 2007).  Lo inalcanzable y despiadado de las fluctuaciones del capital resulta tan lejano y tan sólido en su capacidad de controlarlo todo, que desborda los antagonismos que antes lo enfrentaban y eliminan los espacios para confrontarlo y ponerlo a debate.  Es en la mitad de estos cierres e intolerancia que surge el terror celular, individual o colectivo, con capacidad de globalizarse y reemplazar por violencia cualquier salida de paz como pilar de la vida cotidiana. El terrorista reclama representar la incapacidad de los pueblos para resistir tanta muerte y humillaciones.

La Terrible noticia para Colombia, es que aparte de incumplir la palabra empeñada para responder al compromisos de la paz firmada, de soslayo abra las posibilidades para participar en otras guerras del lado de los invasores y se disponga a enviar 5.000 soldados como carne de cañón y a costa del erario a perseguir enemigos señalados, así las elites de la clase política global, que con xenofobias, discriminaciones y odios extienden una política de ultraderecha global basada en intervención, injerencia y violación de la soberanía y libre autodeterminación de otros pueblos.

Quizá, rememorando el envío de tropas en 1951, para empezar la guerra fría, Colombia mandó a Corea a casi 5.000 soldados a impedir la expansión del comunismo; aunque no sabían dónde quedaba, sin embargo, entre el casi cercano medio millón de víctimas, murieron 196 de los nuestros y más de 400 quedaron heridos y olvidados. Resulta poco comprensible que el presidente Santos, que ha cosechado logros políticos y sociales en nombre de la paz y obtenido un premio nobel dedicado a las víctimas y ofrendado a la vida, incentive, promueva y conduzca soldados campesinos a guerras ajenas de las que no todos regresarán, en las que hay destrucción, muerte, sufrimiento y también retaliación terrorista. ¿Cuál democracia hay que defender en territorios ajenos, si aquí todavía no funciona?, ¿Cuáles derechos hay que devolverle a otros pueblos si aquí todavía no es clara la idea de ser humano que estamos construyendo y que no dejamos de violentar?, ¿Cuál terrorismo hay que salir a combatir, si aquí la barbarie supera lo imaginable y borra sus huellas con nueva barbarie?

Nada justifica las acciones orientadas a producir terror y todas son condenables, repudiables. Tampoco, nada justifica las intervenciones abiertas o encubiertas que desestabilizan la vida, provocan la muerte y alientan que la intimidación, el temor y el miedo se apoderen de las vidas y las mentes de los inocentes.  Es por lo menos incoherente con la paz en construcción llevar soldados de estas tierras a combatir en tierras ajenas, porque mañana vendrán los expulsados de allá y crecerá la xenofobia, la rabia, el odio y entonces basta con una acción terrorista.

Ese es el plan, el círculo vicioso que crea el capital con soldados que matan y mueren, con terroristas que envilecen y también son asesinados, civiles expuestos de lado y lado y élites que distribuyen réditos políticos y riquezas, impidiendo entender que no puede seguir siendo cierto que los buenos sean buenos porque matan a los malos. La lucha hay que ganársela a toda intervención, a toda violencia, a toda agresión imperial y de venganza.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.