¿Limpieza? No, ¡intolerancia social!: Recuerdo de una masacre

0
1781
Foto | Colprensa

Por | Carlos Julio Castro Espinosa 

Hace quince años, gracias al silencio de las autoridades de la época y mientras la ciudad dormía, sicarios financiados por la intolerancia social emprendieron por las solitarias calles de Tunja, su recorrido de muerte.

La historia de la hermosa e hidalga jamás podrá ocultar que entre octubre de 2002 y marzo de 2003, la intolerancia asesinó selectivamente con tiros de gracia a cuarenta y un (41) personas, entre habitantes de calle y jóvenes dedicados al rebusque.

Nadie vio nada, pero todos sabían que la camioneta blanca recorría la ciudad, recogiendo en los oscuros rincones de nuestra marginalidad, a quienes serían sus víctimas en ese miserable paseo de la muerte.

Asesinaron a Juan Pablo, Pili, Alexandra, El Profe, Oscar, Patón, Cantante, Barrabás, Pita, Melco, Risitas, Renegado, etc., etc., etc. y las autoridades de policía jamás lograron cumplir con la operación candado para capturar a los sicarios.

Hoy, con los Acuerdos de La Habana, un ambiente de paz comienza a florecer y en nuestras ciudades surge toda suerte de comités ciudadanos, promoviendo Cabildos de y por la Paz.

Quizá en Tunja, esos postulados de verdad, justicia, reparación y no repetición, que tanto han sido enarbolados pensando en las elecciones de 2.018, se concreten tomando como objeto de trabajo un hecho tangible por la paz.

Ese ejercicio académico y político que pretenden imponer en el Cabildo por Paz los gobernantes y dirigentes políticos, debe ceder el paso al examen de éstos asesinatos de la intolerancia social.

Sería interesante que en dicho Cabildo se examinaran las actas del Consejo de Seguridad; que se conocieran los informes de la Comisión Especial que la Policía Boyacá dijo haber integrado o del Comité Interinstitucional de que habló el Consejo de Seguridad.

El silencio debe romperse, ya que la paz que soñamos se construye revindicando a las víctimas, y para ello, la justicia está obligada a visitar los cambuches; para que el dolor de las familias, estrato cero y uno, que viven bajo la sombra del Alto de San Lázaro, pueda salir a llorar sus muertos.

Si en Tunja lo logramos, los primeros en sonreír, estoy seguro, serían mi amigo Harold Piedrahita Perdomo y el poeta Mario Benedetti; pues contemplarían desde la inmensidad el universo, que no están cierto que “Aquí en las calles suceden cosas que ni siquiera pueden decirse”.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.