Crece el río y crece la angustia de cientos de familias en Puerto Boyacá

3
2041
Foto | Archivo personal

La intensificación de las lluvias en el país vuelve a ocasionar el aumento de los caudales del Río Magdalena que a su paso por Puerto Boyacá, otra vez pone en riesgo a más de 900 familias ribereñas del casco urbano que ven impotentes cómo la corriente socava el borde derecho, aguas abajo, donde están en serio peligro quienes habitan el sector desde la calle 10 hasta la calle 31. La Carrera 0 ya fue arrastrada por el río en una gran parte.

En las últimas 72 horas, la corriente del río ha afectado en especial el tramo comprendido entre la calle 17 y la calle 21 donde se ha llevado varias casas y amenaza otras que incluso llevan 40 años allí, pero que por falta de un muro de contención que se ha reclamado desde siempre, ahora la amenaza es total. El balance inicial que dan los habitantes del sector es que ya se han ido alrededor de siete casas al río.

Pero ¿qué es lo que pasa con el río? Nada es nuevo allí, distinto a la siguiente tragedia. Es decir, cada que las aguas causan los estragos, lo seguro es que hay la alarma, que las autoridades se alertan y que el gobierno vuelve a la misma promesa: ‘asignaremos los recursos para hacer el muro de contención, constituiremos la el sistema de colectores del alcantarillado, haremos la PTAR y reubicaremos, mientras tanto, las familias en riesgo’.

Una vez pasa la emergencia, el río vuelve a la calma, todas las autoridades quedan en lo mismo: ninguna hace nada, ni el alcalde, ni el gobernador, ni el presidente; o en otras palabras que dan lo mismo: ni la administración municipal de Puerto Boyacá, ni el gobierno departamental, ni el gobierno nacional, de donde deben salir los recursos para solucionar el problema; recursos que se calcula son del orden de los 35 mil millones de pesos, de los cuales se ha hablado desde hace mucho tiempo. ¿Por qué no se acometen las obras correspondientes a pesar de contar ya con los estudios técnicos, y las licencias correspondientes? Pero, sobre todo, porque se sabe que no hay más qué hacer.

Crece el río y crece la angustia de cientos de familias en Pue…Crece el río y crece la angustia de cientos de familias en Puerto Boyacá | http://ow.ly/3soR30geuAm

Posted by Periódico EL DIARIO Boyacá on lunes, 30 de octubre de 2017

En Puerto Boyacá sus gentes lo único que tienen claro es la desconfianza antelas autoridades citadas de las que consideran que siempre los han engañado o, por lo menos, la indiferencia es la constante. También se extrañan de la actitud de la administración municipal que no ha querido declarar el estado de emergencia, mientras que en la gobernación, la Oficina de Gestión del Riesgo, parece que su dirección no tiene claro el problema, mientras en el alto gobierno, estiman que si la orden no es del propio presidente, difícilmente se puede hacer algo en este caso.

Pero eso sí, funcionarios como el Ministro de Gobierno responden, tal cual lo hizo recientemente en la misma ciudad de Puerto Boyacá, ante la administración, el Concejo Municipal y líderes sociales, que en Puerto Boyacá era difícil invertir, porque se consideraba que ese municipio era uno de los ricos de este país; pero la realidad demuestra que a pesar de que efectivamente es de los ricos del país, dada la riqueza petrolero que durante tantas décadas se ha explotado, no ha servido para solucionar los más apremiantes problemas como es este de proteger a la población de los embates de las crecientes del Río.

Por otro lado, lo que se sabe es que en este momento, la industria petrolera tiene litas las acciones para comenzar una acción, quizá la más agresiva en la historia del municipio, para levar a cabo la perforación de decenas de pozos en la región, cuyas inversiones serán gigantescas y las utilidades proporcionales, pero que a la hora de consultar con la soluciona de problemas como el que se describe, entonces ya no hay presupuestos.

Y es que si son necesarios 32 mil millones de pesos para solucionar el problema del muro de contención, la terminación de la construcción del colector de aguas servidas, la construcción de la PTAR y la adecuación de un malecón por la orilla del río, se supone que son apenas una pequeña parte de la inversión que proyecta hacer la industria petrolera; esta inversión sería no solo como retribución por lo que han sacado, sino como pequeño adelanto de lo que proyecta ahora extraer con la intensificación de las perforaciones.

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.