Lengupá: una segunda oportunidad sobre la tierra

1
1958
Foto| Rafael Aponte /Lengupá Travel

Por: Carlos Castillo Quintero

LA REGIÓN

La Provincia de Lengupá está ubicada en la Cordillera Oriental, al suroriente del departamento de Boyacá, vía al piedemonte llanero. Se extiende desde el páramo del Vijagüal, hasta el comienzo de las llanuras del Casanare y la conforman los municipios de Rondón, Zetaquira, Miraflores, Berbeo, San Eduardo, Campoermoso y Páez.

Lengupá es un territorio bañado por el caudaloso río que lleva su nombre y por múltiples quebradas, arroyos, caños, cascadas y fuentes de agua termal, riqueza hidrográfica que propicia un ecosistema diverso con especies de flora y fauna exclusivas de esta región del país.

LA CARRETERA

Para llegar a la provincia de Lengupá desde la capital del departamento es necesario tomar la Transversal de Boyacá, vía que durante muchos años fue conocida como la carretera del Progreso, mote que no corresponde con la realidad, sino todo lo contrario. La vía, abandonada durante décadas por el Gobierno Nacional, durante la administración de Jorge Eduardo Londoño Ulloa, gobernador de Boyacá 2004-2007, fue objeto de inversiones que representaron una significativa mejora, con obras de pavimentación en varios tramos. Los gobiernos de Juan Carlos Granados y el del actual gobernador, Carlos Andrés Amaya, le han dado continuidad a estas inversiones, sin que sus esfuerzos sean suficientes. La Transversal de Boyacá es una vía nacional y como tal debe ser atendida por el INVIAS, con viaductos y otras obras de infraestructura que de una vez por todas resuelvan sus problemas.

La carretera debe ser un medio de comunicación, de desarrollo económico y de verdadero progreso, y no la recurrente promesa que esgrimen algunos candidatos cuando se avecinan las elecciones. Nelson Hernando Roa Rubio, administrador público, líder comunitario y alcalde de Miraflores 2012-2015, así lo manifiesta:

“Desafortunadamente esta vía se convirtió en el caballito de batalla de muchas campañas políticas desde la época de Jorge Perico Cárdenas. Campaña tras campaña la entrada a las comunidades para obtener el voto siempre fue el compromiso con la vía. Vemos hoy que los competentes directos, que en este caso son el INVIAS y el Ministerio de Transporte por la característica de ser vía nacional, han dejado de lado esa obligación y únicamente se preocupan por atender los daños causados por la ola invernal, cosas menores, dejando de lado el mejoramiento estructural y la pavimentación que es lo que realmente se requiere. Así ha sido durante décadas”.

Kim. 83 + 400 mts - Vía Miraflores-Tunja. Foto |ASOLENGUPA
Km. 83 + 400 mts – Vía Miraflores-Tunja. Foto |ASOLENGUPA

El Gobierno Nacional se olvida de la carretera, pero no así el invierno que año tras año arruina esta vía. En oficios de comienzos del mes de agosto del presente año, dirigidos a Hugo Hernán Herrera González, de la Subdirección de Prevención y Atención de Emergencia del INVIAS departamental; y a Carlos Alberto García, director nacional del INVIAS, los siete alcaldes de la provincia, a través de ASOLENGUPÁ, reportaron emergencias en el puente de la quebrada Porras y en el puente Rusa. Manifestaron lo siguiente: “Una vez más nos vemos en la necesidad de hacer un llamado a INVIAS, con el objeto que se intervenga la llamada Transversal de Boyacá en el lugar conocido como quebrada de Porras, en la vereda Juracambita del municipio de Zetaquira; la situación actual es desesperada y se requiere su urgente e inmediata intervención”. Y más adelante: “…Nos permitimos informarle de la grave situación que se viene desarrollando sobre el puente vehicular ubicado sobre el río Rusa, jurisdicción de los municipios de Zetaquira y Miraflores, el cual ha mostrado en su estructura una peligrosa socavación en unos de sus estribos dejando a la vista el pilotaje que amenaza su estabilidad y un posible colapso”.

Guden Alfonso, director de ASOLENGUPÁ, señala: “La carretera nacional que comunica a Tunja con El Secreto, históricamente ha estado descuidada. Se ha tenido inversión por parte de la gobernación anterior, y ahora, en la administración del Ing. Carlos Amaya, se ha gestionado un proyecto para pavimentar 12 km., del tramo Miraflores-Páez. Como director de ASOLENGUPÁ he notificado al INVIAS, con preocupación, el estado tan crítico de la carretera y han respondido que sí, que se tiene que atender esta vía, pero que por el momento no cuentan con recursos económicos y los están gestionando. ¿Qué nos resta a nosotros? Seguir acudiendo a los representantes del Gobierno, en compañía de nuestros alcaldes, para exigir las inversiones que demanda esta vía. En la provincia de Lengupá producimos ganado, frutas tropicales, un excelente café, caña de azúcar, panela, además de otros productos. Tenemos excelentes sitios llenos de belleza natural para el disfrute de propios y visitantes, por lo que se debe estimular el turismo. Por todo lo anterior, se requiere con urgencia que le prestemos atención a nuestra carretera”.

Quebrada Porras, vereda Juracambita - Vía Miraflores-Tunja. Foto| ASOLENGUPA
Quebrada Porras, vereda Juracambita – Vía Miraflores-Tunja. Foto| ASOLENGUPA

Willinthon Jaime Alfonso Prieto, alcalde de Miraflores, capital de la provincia de Lengupá, manifiesta: “La vía el Progreso actualmente se encuentra en deplorables condiciones, el tramo que nos comunica entre Páez y El Secreto, por ejemplo, vive una situación muy difícil que en cualquier momento puede implicar el cierre definitivo de la vía. Es claro que se han venido llevando a cabo algunas obras, inicialmente gracias al gobernador Jorge Londoño, luego por el gobernador Juan Carlos Granados, y ahora por lo gestionado por el Ing. Carlos Andrés Amaya. Estas obras se han visto en pavimentación y obras de arte, quedando de manifiesto la omisión del INVIAS por cuanto ha tenido que ser el gobierno departamental quien hace las inversiones. En términos generales, y exceptuando estas obras que se están haciendo, hay sitios críticos como el sector del puente de Rusa, el sector de la vuelta al Diablo y el sector Juracambita. Vale advertir que esta vía, la Transversal de Boyacá, tiene unos estudios y diseños que datan del 2010/2011 y permiten saber exactamente cuáles son los trazados que se deben seguir. Estos estudios costaron la suma de 7800 millones de pesos y aún están vigentes”.

Más allá del mal estado de algunos tramos de la carretera, los urgentes llamados de los alcaldes y de otros líderes de la comunidad, tienen sus raíces en la memoria de los habitantes de la región. Fabio Moreno, abogado mirafloreño que vive en Estocolmo, relata:

“El primer recuerdo que tengo de la carretera del Progreso fue cuando mi mamá viajó a Bogotá, por allá en 1966 o 1967. Yo estaba jugando en la calle con mis amigos y la vi llegar, con un moño inmenso y oliendo a Bogotá. Esa fue para mí la carretera del Progreso durante muchos años. Después fue la carretera de los accidentes. Un bus se salió de la vía en el lugar llamado La Eme y en ese accidente murieron varias personas. De ahí en adelante fue la carretera del miedo. Cada vez que viajaba pensaba que el bus se iba a salir de la carretera. Finalmente fue la carretera de la política. El año entrante la vamos a pavimentar, decía Perico Cárdenas. Hoy en día, viviendo en Europa, me hablan de esa carretera y pienso que es un obstáculo para el progreso”.

Los tiempos de la carretera del miedo han quedado atrás. El estado de la vía, si se compara con otras épocas, hoy es significativamente mejor. Así lo expresa el exgobernador Jorge Eduardo Londoño: “Recuerdo que antes de la pavimentación de Ramiriquí a Miraflores se gastaba uno de cinco a seis horas, siempre y cuando fuera posible evitar que en el Vijagüal los buses, los camiones, o los carros quedaran trancados. Hoy en un periodo de dos horas o dos horas y cuarto podemos acceder de Tunja a Miraflores. Las cosas han mejorado, pero no es pertinente olvidar la historia porque antes no era así. Se hace necesario, obviamente, que se continúe con el mantenimiento de esas zonas”.

Y la historia no se olvida. Ledys Soraya Vera Monroy, líder comunitaria y concejala de Miraflores quien en las pasadas elecciones obtuvo la mayor votación, manifiesta:

“El presidente Alfonso López Pumarejo la bautizó del Progreso y la verdad es que tardaron 15 años a pica y pala para abrirla. Los más de 35 mil habitantes de Lengupá llevamos 67 años soñando con ver materializada esta vía que ha sido víctima de anuncios irresponsables, de gestiones no culminadas, del impacto de la construcción del oleoducto con sobrecarga para su capacidad, de contratos siniestrados, y de abandono estatal. Se suma a todo esto, la frustración de muchos líderes que hemos elevado nuestras voces ante el Gobierno Nacional sin ninguna respuesta”.

Estos líderes y las comunidades que representan, si bien manifiestan cansancio ante la desidia nacional respecto a este tema, al mismo tiempo reconocen lo que se ha hecho. Ana Lucía Guerrero Guasco, actual presidente del Concejo Municipal de Miraflores, dice:

“A pesar de que hemos contado con la colaboración de algunos gobernantes quienes durante los últimos 20 o 30 años han canalizado recursos para esta carretera que es de carácter nacional, todavía necesitamos de mucha más ayuda. Necesitamos seguir mejorando la vía para atraer más turismo, para mejorar nuestro comercio, para mejorar la calidad de vida de los mirafloreños y de los habitantes de Lengupá, porque el buen estado de la carretera beneficia no sólo a quienes vivimos aquí, sino a toda la provincia. Invito al gobierno departamental y nacional para que nos sigan apoyando en este propósito”.

LAS SOLUCIONES

Para todos los habitantes de Lengupá resulta claro que es fundamental y urgente que el Gobierno Nacional atienda las necesidades de la Transversal de Boyacá, lo cual, como se ha visto, no es una tarea fácil. Así lo señala Rafael Hernán Aponte, director del Consejo Provincial de Turismo de Lengupá:

“El tema de la carretera es muy complejo. Yo soy un poco pesimista en cuanto a la carretera, a mí me parece que el mejoramiento de las vías se da en cuanto las fuerzas de un territorio permiten generar un pulso con el gobierno departamental y nacional para gestionar este tipo de infraestructura, y me parece que Lengupá es muy débil políticamente para generar un verdadero interés de la nación. Así las cosas, me parece que una alternativa plausible para mejorar la movilidad de la región, por lo menos de manera parcial, es la de gestionar el Aeropuerto del Lengupá. Con la Sociedad Aeroportuaria le hemos pasado al municipio de Miraflores una propuesta para que compre las acciones que todavía están en manos del sector privado. Es importante señalar que la Aerocivil ya dio concepto favorable para la operación de este aeropuerto que queda cerca a Ecopetrol. El llamado sería para que la Gobernación apoyara la adecuación de la pista que tiene 1100 metros de largo por 80 de ancho, y que en realidad requiere de mínimas adecuaciones. Si este aeropuerto fuera más ancho podría ser internacional, por ahora la idea es darle servicio a vuelos chárter y avionetas comerciales que nos comuniquen con Tunja y Bogotá”.

La carretera del Progreso: una paradoja social

La carretera del Progreso es hija de “La revolución en Marcha” de Alfonso López Pumarejo. Pero dicha revolución, no tuvo el mismo éxito histórico de “Modernidad y Justicia Social”, cual fue la intención de su mandatario, sino por el contrario, se convirtió como toda miseria humana en el elemento manipulador del clientelismo local. Se me asemeja, en su apertura, guardadas proporciones al Canal de Panamá: miles de obreros con picos y palas horadando la dura montaña tutelar de la región de Lengupá, buscando “El Dorado” del progreso para miles de almas sumidas en el abandono territorial de una geografía, que incluso, ya había sido inhóspita y azarosa para los colonizadores, pero eso sí muy pródiga para los acuciosos generales de la independencia que se exiliaron en sus latifundios.

Como una maldición, después del proceso de desideologización del Partido Liberal, la carretera se convirtió en el anhelo más deseado de los pobladores y como la materialización compulsiva de los deseos no deja ver el engaño y la manipulación, sobre la carretera se construyeron innumerables campañas presidenciales, senados y cámaras, diputaciones y gobernaciones hasta lograr su pavimentación virtual y su cobro real durante cincuenta años. El más afortunado en este “estado de cosas” macondiano fue Jorge Perico Cárdenas.

Pero aun así, por esta vía que reemplazara, el “camino de los Jesuitas” nos llegó el salvador monocultivo, primero con el algodón y después con el café y la bonanza abrió el horizonte hacia condiciones de vida más humanas, hasta los ochenta, cuando el paso del “oro negro” por nuestro territorio nos sumió en la crisis económica, moral y política más grande de la historia de Lengupá, de la cual como supervivencia cultural, se afianzó la cultura “traqueta” en detrimento de la “ilustración” radical liberal.

Darío Vargas Díaz / octubre de 2017

Ray Bradbury, en una alucinante colección de relatos reunidos bajo el título de Crónicas Marcianas, nos cuenta el proceso de colonización del planeta rojo por parte de los terrícolas. Los humanos, apenas llegan a Marte, aniquilan a los nativos y de manera acelerada reproducen una civilización capitalista alimentada con hamburguesas y perritos calientes. En este libro Marte deja de ser un punto misterioso en el cosmos y gracias a los caminos estelares trazados por los humanos y sus cohetes plateados, se convierte en una pálida copia del antro capitalista que una vez fue la Tierra. Recuerdo ahora esta saga colonizadora en virtud a las declaraciones de Sandra Bernal, curadora de REGIÓN MUSEO, quien manifiesta que gran parte de la conservación de la biodiversidad y la cultura de la provincia de Lengupá se debe, precisamente, a que no contamos con buenas vías de acceso, lo cual desmotiva a los grandes inversionistas y, de paso, preserva la región. Carmen Helena Cano, propietaria de Kafeta Café y promotora de ecoturismo en la región, dice: “La carretera que nos comunica con Tunja y Bogotá para mí y para mi trabajo no ha sido un obstáculo. Me entristece sin embargo que nuestros gobernantes no canalicen los recursos para realizar las obras que se necesitan. Quiero dejar en claro que el paraíso que es nuestra región se le debe precisamente a la carretera, a su mal estado. La carretera nos comunica con el centro del país y al mismo tiempo nos mantiene alejados de cierto tipo de turismo y de situaciones que han dañado a regiones hermosas como lo es el Lengupá”.

Que propios y extraños tengamos la posibilidad de transportarnos por Lengupá usando la carretera, o por los caminos del cielo en donde habitan más de 300 especies de aves propias de la región, son posibilidades que quedan abiertas. Sin embargo, y reconociendo que este seguirá siendo un tema con gran peso electoral, a través de este medio y como una interpretación de lo dicho por los entrevistados, formulo la siguiente propuesta.

 

FORO LENGUPÁ

  • LO DICHO

“No es justo con Lengupá. En esta guerra absurda aportamos un gran número de víctimas, y aun así en nuestra región le apostamos a la Paz. Desde el año 1995 nos hemos levantado con acciones de hecho y no ha sido suficiente. ¿Qué nos queda por hacer queridos paisanos? Nuevamente tendremos que organizarnos en un solo clamor, con un solo propósito” (Ledys Soraya Vera Monroy).

“Frente al futuro de la Transversal de Boyacá, es importante señalar que esta es la única vía transversal que tiene Colombia. Va desde Puerto Boyacá, es decir desde el Magdalena Medio, y pasa por todo el occidente boyacense hasta la ciudad de Tunja y de allí va hacia los Llanos Orientales, pasando Tunja, Ramiriquí, Zetaquira, Miraflores, Páez y El Secreto hasta desembocar en el departamento del Casanare. Indiscutiblemente esta es una obra que le hace falta al país, y tarde o temprano va a ser requerida por los Llanos Orientales como una vía alterna, para que no suceda lo que sucedió meses atrás cuando se cayó el puente sobre el río Charte y los casanareños no pudieron salir hacia el centro del país. A propósito de lo que se pretende hacer con la navegación del río Magdalena y de lo que se proyecta en temas de agricultura con los llanos del Casanare, la Transversal de Boyacá será una obra trascendental en beneficio de todos los colombianos” (Willinthon Jaime Alfonso Prieto).

“Vale la pena preguntarse por qué el oído sordo y la desidia por parte del INVIAS y del Gobierno Nacional con un territorio que es potencia turística, una despensa agropecuaria, y una región llena de historia y de personajes sobresalientes en la vida nacional, entre ellos Ezequiel Rojas, Santos Acosta y más recientemente Gustavo Humberto Rodríguez, por solo mencionar tres nombres ilustres. Los alcaldes actuales, y quienes en su momento ocupamos ese cargo, más allá de hacer gestión y de golpear puertas ante las instancias nacionales, no pueden hacer mucho más. A los mandatarios locales de la región el INVIAS durante décadas les ha hecho promesa tras promesa, sin que hayamos visto resultados satisfactorios” (Nelson Hernando Roa Rubio).

“Transito a diario por esta carretera. La vía tiene varias fallas geológicas y necesita que se atiendan varios pasos malos, sobre todo en el puente de Juracambita que está muy inestable” (José Lara, conductor de Rápido Duitama).

“Hago a diario la ruta de Tunja-Campohermoso. Del alto del Vijagüal hasta Zetaquira el estado de la vía es complicado porque está sin arreglar, se requiere que se le dé prioridad a ese tramo. Igualmente lo relacionado con la vía de Páez hacia Campohermoso que se encuentra en muy mal estado. Como no se puede transitar, a diario estamos dañando los carros, tanto en pintura como en latonería. Sería importante que se atendiera esa vía así como lo están haciendo con la carretera que va de Miraflores hacia Páez” (William Alexander Arias Ávila, conductor de Concorde / Cootransbol).

  • LA PROPUESTA

La comunidad de la provincia de Lengupá y su zona de influencia, entendida como la sumatoria de personas sin distingo de raza, condición económica, nivel educativo, oficio, credo o color político, de manera directa, es decir sin intermediarios que ocupen, o pretendan ocupar curules en el Congreso, invitan a los precandidatos a la primera magistratura del país a que vengan al Lengupá, expongan sus ideas y manifiesten su compromiso con el tema de la carretera. Esperamos que a esta cita concurran, entre otros, Germán Vargas Lleras, Sergio Fajardo, Claudia López, Humberto de la Calle, Carlos Holmes Trujillo, Gustavo Petro, Martha Lucía Ramírez, Jorge Enrique Robledo y Piedad Córdoba.

Formulado de esta manera este propósito pareciera que desborda posibilidades reales, pero no es así: el FORO LENGUPÁ se plantea a través de Skype, de tal forma que cada candidato y sus asesores puedan participar desde el lugar del mundo en donde se encuentren, con intervenciones que no superen los 30 minutos. Desde luego si alguno quiere venir a Lengupá de cuerpo presente, será bienvenido, siempre y cuando lo haga usando la carretera. No queremos que las promesas electorales lleguen por el aire, en helicóptero, como antaño sucedía con los gamonales políticos que aterrizaban en El Campin. Si algunos o todos los candidatos aceptan esta invitación, el FORO LENGUPÁ será un éxito y seguramente escucharemos compromisos reales con la provincia. Si pocos o ningún candidato acepta esta invitación, el FORO LENGUPÁ será igualmente un éxito ya que nos quedará bien claro que los habitantes de esta región del país no le importamos al gobierno central y que, al igual que la estirpe de los Buendía, estamos condenados a otros cien años de soledad, sin vislumbrar una segunda oportunidad sobre la tierra.

Parque principal Miraflores. Foto| Rafael Aponte /Lengupá Travel
Parque principal Miraflores. Foto| Rafael Aponte /Lengupá Travel

lengupa (1)

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta