Boyacá Chicó es de primera

0
2861
Foto | Vía Twitter

Tras empatar los dos compromisos de la final ante Leones, la definición se fue a los cobros desde el punto penal donde Boyacá Chicó se impuso 5-3.

De entrada el compromiso fue parejo. Boyacá Chicó se animó a tomar la pelota y buscar el arco rival pero sin mucha profundidad.  El juego se fue llenando de fricciones y poco a poco la esférica terminó disputándose en la mitad de la cancha.

La primera opción de peligro se dio a los 36 minutos y fue para Leones, tras un largo pelotazo, Wilmar Cruz pico en punta, pero la rápida salida de José Huber Escobar, meta de Boyacá Chicó, evitó la celebración del equipo local.

El marcador se abrió en el tiempo de adición, en la última jugada del primer tiempo, tras una larga asistencia de Edisson Restrepo y un potente cabezazo de Jeison Medina, que se elevó sin que ningún defensor de Boyacá Chicó le incomodara, y puso la pelota en un rincón, inatajable para Escobar.

Desde el arranque del complemento Boyacá Chicó mostró sus intenciones de revertir el marcador, y sobre los 7 minutos tuvo una triple oportunidad, pero no pudo finiquitarla la jugada con gol, por lo que siguió viéndose por debajo en el marcador.

Pero dos minutos más tarde encontraría la recompensa, el encargado de conseguir la anotación fue el mexicano Ricardo Vásquez, que había entrado a la cancha hace unos minutos en reemplazo de Misael Riascos, y con un potente cabezazo decretó el empate que trajo tranquilidad a las toldas ‘ajedrezadas’.

El gol generó confianza e Boyacá Chicó, que dos minutos después pudo ponerse en ventaja tras un buen cabezazo de Felipe Ponce, al final se fue desviado.

A Leones le costó trabajo meterse nuevamente en el partido luego del mazazo del empate, pero poco a poco fue recuperando la pelota y empezó a generar peligro abriendo el juego por sector derecho.

El mexicano Vásquez volvió a crear una opción de peligro a 16 minutos del final, pero su golpe de cabeza salió muy débil y no generó problema alguno para el meta Cadavid.

Sobre el minuto 33 el ‘ajedrezado’ tuvo una chance inmejorable. Tras un cobro de tiro libre de Mateo Palacios, apareció Carlos Díaz para desviar la pelota y evitar la celebración de su compañero.

Y para terminar de rematar una noche oscura, dos minutos más tarde, Carlos Díaz generó un penal tras atajar descaradamente un remate con dirección de gol. Sebastián Gómez fue el encargado de cobrar el tiro penal, pero José Huber Escobar se vistió de héroe; atajó el cobró y revivió la ilusión del ‘ajedrezado’.

A seis del final Vásquez estuvo a punto de marcar el anhelado gol de la victoria. Pero su cobro de tro libre terminó estrellándose contra el vertical izquierdo.

A falta de un minuto para el final se produjo la acción curiosa del compromiso; Juan Carlos Álvarez, director técnico de Leones, se la jugó por sustituir al arquero para los cobros desde el tiro penal, dejó la cancha Arley Cadavid, entró Christian Arroyave.

Al final fue empate a un gol. Ante el empate en el marcador global el campeón del Torneo Águila se definía mediante cobros desde el tiro penal.

La serie estuvo pareja en los tres primeros cobros, los jugadores de ambos equipos acertaron. Pero cuando fue el turno de Mateo Serna, apareció nuevamente José Huber Escobar para poner en ventaja al ‘ajedrezado’. Luego José Mosquera convirtió su cobro y le dio el cupo a primera división a Boyacá Chicó.

 

 

 

 

Dejar una respuesta