¡Yopal! ¡Yopal!

0
1940

Por | Tarcicio Cuervo

Después de tanta ignominia, de tanta desidia, de tanta impunidad y tanta picardía; un pueblo despierta y riposta por todas las fechorías que los maleantes durante ya 30 años de saqueo y robo continuado, los susodichos gobernantes han llenado tulas con el dinero de un pueblo prospero por bondad de la naturaleza, en estos postreros años.

Todo el mundo sabe quienes son, con nombres y apellidos completos, y de que partido político son. Sí, los mismos partidos de los presidentes, senadores y representantes, que en franca manguala han robado a los colombianos.

El pueblo de Yopal, al igual que su departamento, Casanare, los rufianes “han hecho su agosto”, han robado de lo lindo; con el bum petrolero y eso de las regalías, se han podido comer los manjares más ricos del mundo, mientras al pueblo le dan la hez y con la amenaza, que si no los apoyan se la quitan.

Si bien es cierto a algunos los destituyeron y encerrados en cabañas especiales, también es cierto que no han devuelto un solo centavo.

Yopal y Casanare han sido foco de la corrupción en lo que va corrido de este siglo, donde el pueblo se ha equivocado eligiendo individuos de tal calaña, pertenecientes a los partidos Centro Democrático y Cambio Radical, partidos que poseen más de 100 de los funcionarios y políticos que pasaron por anteriores administraciones y hoy están presos o prófugos de la justicia.

Los yopaleños se indignaron ante tanta corrupción, rampante e ilimitada, eligieron a un personaje que ha luchado denodadamente denunciando, día a día, ante la justicia los ladrones que gobernaban a su Yopal. ¡Buena esa, buen Señor!

Señor: Leonardo Puentes, Alcalde del municipio de Yopal, si usted combatió a los corruptos, debe combatir la corrupción.  Ud. Ha escrito con letra dorada una página de la historia de esta Colombia. Ud. Señor Leonardo, enciende en su Yopal una luz, dentro del tenebroso oscurantismo de la corrupción. Que esa luz llegue a todos los pueblos de Colombia y podamos derrotar a ese “Príncipe del mal” y sus aliados, a ese Lucifer que estaba asentado en Yopal: Aquel enemigo de la paz de los colombianos.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.