¡Qué se vayan a Cuba!

5
2981
Foto | Hisrael Garzonroa

Por: Daniel Triviño

Que la llegada de los D1, que los horarios no sirven, que la Alcaldía permite la competencia desleal en época decembrina; ser tendero o propietario de un comercio en Tunja se ha convertido en sinónimo de lloriqueo.

No hay situación por la que los comerciantes no sienten una voz de protesta. Lo más reciente es la pataleta que armaron a partir de la concesión que hace la Administración Municipal para que contratistas foráneos dispongas de plazas y espacios públicos para la venta de licor.

Ante esto, los comerciantes sostienen que se trata de una competencia desleal, ya que en dichos espacios sí se permite el consumo de tabaco, a diferencia de sus comercios; y también que esas concesiones no se rigen a los horarios estipulados por decreto para la venta de bebidas embriagantes, lo que califican como una condición ideal para que prospere la competencia desleal.

Pero habrá que aclararles que no se trata de competencia desleal ni nada que se le parezca; aquellos a quienes se les concesionaron esos espacios han tenido que pagar para ello, y se trata de algo temporal, que es bien visto por gran parte de la ciudadanía, que lo refleja con la constante ocupación de dichos espacios.

En esos espacios concesionados tampoco se presentan riñas, o por lo menos hasta el momento, otro punto a favor de los foráneos que tienen tanto derecho a lucrar en navidad como el comerciante local.

Pero lo más triste de todo es que el comerciante tunjano no se preocupa por competir. Que tal hubieran pensado en crear estrategias que les garantice la venta en estas épocas, un dos por uno, una hora feliz, algo por el estilo; pero no, su estilo se limita a la quejadera, a la lloradera.

Y ahí mismo aparecen los funcionarios de la Administración Municipal, corriendo, a cumplir los caprichitos de aquellos que se han visto superados, de aquellos que carecen de inventiva e iniciativa, pero en quienes abundan las ideas de boicot y asistencialismo.

Anteriormente se cedió en el tema de los horarios, para evitar cualquier clase de problemas la Alcaldía hizo oídos sordos a las denuncias ciudadanas, y amplio los horarios para venta de licor a gusto y antojo de un puñado de comerciantes. Que no resulte ahora que tienen que expulsar al comerciante foráneo, porque el de aquí carece de pujanza.

En caso de que la Alcaldía ceda, no será raro que en un futuro próximo empiecen a hacer pedidos cada vez más atrevidos, y menos condescendientes con los intereses colectivos de los tunjanos. A tal punto, quizás, de buscar el financiamiento o proteccionismo por parte del Estado. De una vez se advierte, que si esto es así, lo mejor es que se vayan a Cuba.

5 COMENTARIOS

  1. Porque las concesiones no se hacen SOLO para los locales como lo hacen en Medellín o en Bucaramanga o en la Costa? Porque tienen que ser foraneos? Porque no se dan los espacios en otra temporada que no sea la decembrina para los comercios locales? Lo que pagaron las concesiones si retribuye la disminución de los comerciantes locales? Porque no eliminan los impuestos de diciembre y enero de los almacenes locales, mientras están las concesiones? Porque no se destinan los dineros recogidos de las concesiones, a pagar los impuestos de los comerciantes locales en esos meses? Porque no eliminar Industria y Comercio y demás impuestos de los locales para igualar las condiciones de los Locales con las concesiones?

  2. En primer lugar un periódico no debería permitir publicar información parcializada y con términos tan ridículos como lloriqueo, se nota que no tiene ni idea de economía y que no tiene ni la más remota idea se ser empresario.
    Puede que al comercio Tunjano le haga falta innovar en muchos aspectos, pero si el gobierno departamental no trabaja para el beneficio de su economía interna pasa lo que está pasando en la economía nacional, que cada vez estamos peor porque a las grandes empresas tienen muchas preventas en impuestos y parafiscales y la pequeña empresa es perseguida y no hay programas eficaces para capacitar a los empresarios.
    Me parece una nota vacía, escrita con rabia y sin conocimiento de causa. Esos espacios se les debió dar a los locales. Que todo el año aguantan las vacas flacas esperando la temporada para que vengan de afuera a llevarse el dinero de la región, o creen que porque la población toma cerveza feliz ese dinero va ser invertido en Tunja???

  3. Me parece irrespetuosa la nota del señor Triviño, se nota la informacion parcializada y fuera de contexto, una falta de objetividad en todos los sentidos, el dice buscar los dos lados de la noticia, pero le falto investigacion y profesionalismo, no contacta a los dos lados de la noticia y se dedica a despotricar de los comercintes Tunjanos, especialmente de los tenderos, deconoce la realidad economica de la ciudad.

  4. Con todo respeto por el periodismo, pero prestarse para escribir una columna con estos argumentos, deja mucho que decir de la falta de profesionalismo con los que algunos hacen su trabajo. En ningún momento los comerciantes nos oponemos a que este evento decembrino y tradicional con que el que hemos crecido y disfrutado tantas generaciones, se censure y se acabe, es interesante que cada vez se vuelva más popular e importante, que atraiga no solo al boyacense si a nuestros coterráneos, pero el descontento radica en la injusticia y desigualdad de beneficios que se entregan a un empresario que llega a hacer su papel en un par de días, frente a los comerciantes que todo un año tributamos, generamos empleos, que subsistimos de esta actividad, y que también nos podemos beneficiar con estas fiestas decembrinas; Tunja es una ciudad que durante el año recibe mucha población flotante y por estas épocas ellos regresan a sus lugares de origen y el desequilibrio en los resultados económicos es bastante notorio y difícil para algunos comerciantes. Señor Triviño Bayona no sea indolente, subjetivo, ofensivo, irreverente, nosotros también pensamos, pero si los empresarios grandes no nos dan herramientas para jugar con «la hora feliz, el dos por uno», etc. y las administraciones no nos dan beneficios, nosotros estamos maniatados. Y si a eso se llama ser “llorones” porque logramos casi después de 10 años un pequeño beneficio en el horario comparándonos con otras ciudades para no ir tan lejos, Paipa, Duitama , Sogamoso, déjeme decirle, el que se tiene que ir para «Cuba» o cualquier otro lugar fuera de Colombia es usted, a nuestro país le hacen mucho daño personas de su calaña.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.