La destorcida del mercado laboral tunjano

2
2354
Foto| Carlo Fidel Gómez

Por | Edilberto Rodríguez Araújo– Integrante del grupo de investigación OIKOS de la UPTC

Pese a las optimistas proyecciones del Gobierno nacional el mercado laboral sigue aletargado, acompasando el ciclo económico. El bajo crecimiento -se prevé que no supere el 2 por ciento- con el cual cerró 2017, arrastró la baja capacidad de la economía de absorber una mayor oferta de personas que en periodos de estancamiento tienden a buscar oportunidades de empleo para contrarrestar la caída del ingreso familiar. El año pasado, tanto la ocupación como la desocupación se  contrajeron levemente, al situarse en 58,4 y 9,4 por ciento.

Durante el último trimestre de 2017 (octubre-diciembre), en comparación con igual periodo de 2016, la tasa de ocupación  en el país se redujo al descender de 60,0 a 59,3 por ciento lo que significó una merma en las oportunidades de empleo de 30.000 personas. Aún más, el aumento de la tasa de desempleo de 8,2 a 9,5 por ciento representó que el mercado laboral expulsara 94.000 trabajadores y empleados. Paradójicamente el número de colombianos inconformes con sus empleos experimentó una mejoría, pues quienes se reportaron como subempleados por la insuficiencia  de ingresos, competencias o duración de la jornada laboral, disminuyeron en 314.000 personas.

Si en Colombia llueve en Tunja no escampa. El deterioro del desempeño del mercado laboral en Tunja fue más acentuado. La tasa de ocupación se descolgó de 56,4 a 56,2 por ciento; sin embargo, el empleo se elevó en 3.000 personas. Contrario a ello, la tasa de desempleo se trepó de 8,9 a 9,5 por ciento evidenciando una merma de 1.000 puestos de trabajo. Por último, en contraste con el nivel nacional, el subempleo siguió creciendo, al pasar de 23,0 a 25,2 por ciento  lo que atiza la informalidad con 3.000 tunjanos recurriendo a todo tipo de pluriempleo para paliar las necesidades domésticas del  día a día.

Aquí es donde la temporalidad de la mano de obra es abrumadora: tanto empresas como entidades públicas, sólo contratan por periodos cortos y con baja remuneración.  La tan traída y llevada Ley de garantías es una barrera para el enganche de empleados temporales en el sector público.

Comportamiento de los principales indicadores laborales en Colombia y Tunja (trimestre móvil octubre-diciembre de cada año)

Indicador 2016 2017
Colombia Tunja Colombia Tunja
Tasa de ocupación (TO)-% 60,0 56,4 59,3 56,2
Tasa de desempleo (TD)-% 8,2 8,9 8,5 9,5
Tasa de subempleo (TS)-% 27,0 23,0 25,7 25,2
Ocupados (miles) 22.837 84 22.868 87
Desocupados (miles) 2.035 8 2.129 9
Subempleados (miles) 6.727 21 6.413 24

Fuente: GEIH-Dane

De otra parte, en contraste con lo que se observa en el mercado del trabajo en Colombia, en Tunja, cuyo  número de personas ocupadas fue durante el último trimestre de 2017 de 87.000 personas, la principal categoría ocupacional no son los trabajadores por cuenta propia (independientes), sino los trabajadores del sector privado, no obstante el bajonazo registrado durante el periodo de referencia (2.000 personas). Por el contrario, 3.000 tunjanos engrosaron la categoría de los trabajadores por cuenta propia, mientras los empleados púbicos, que ocuparon el tercer lugar, mostraron un modesto incremento, a pesar de ser la ciudad la sede de la administración pública departamental.

Distribución por posiciones ocupacionales de las personas ocupadas en Tunja(trimestre móvil octubre-diciembre)

Categoría ocupacional 2016 2017
Número de personas(miles) % Número de personas(miles) %
1. Obrero o empleado particular 40 47,6 38 43,7
2. Obrero o empleado del gobierno 10 11,9 11 12,6
3.Empleado doméstica 2 2,4 2 2,3
4. Trabajador por cuenta propia 28 33,3 31 35,6
5. Patrón o empleador 3 3,6 3 3,4
6. Trabajador familiar sin remuneración 1 1,2 2 2,4
Total ocupados 84 100 87

Fuente: GEIH-Dane

Como se ha sostenido en varias ocasiones, además de la golpeada demanda interna que ha hecho que las empresas estén a media marcha por la caída en los pedidos y, por consiguiente, de la  contratación de personal, persiste el problema de la calidad del empleo generado en la economía nacional y local.

COLOFÓN: La movilización ciudadana contra el exagerado incremento del avalúo catastral ha puesto contra las cuerdas al alcalde de Tunja. Este desproporcionado aumento además de ser inequitativo es ilegal. Si el argumento central es el  desarrollo urbanístico de Tunja, este “desarrollo” se ha localizado en unas específicas zonas de la ciudad, por lo que estos predios se han valorizado artificialmente -siendo fuente de una plusvalía-, por lo que  en el resto de la ciudad las penurias de sus habitantes para tener un hábitat decente son enormes. Como diría el refrán, “la fiebre no está en las sábanas”, señor alcalde.

2 COMENTARIOS

  1. Con todo respeto, no le veo nada de análisis a la Noticia. Solo explica las tablas, pero no hay ningún detalle de las variaciones, tendencias o incidencias del mercado laboral, mucho menos una comparación con demás indicadores macroeconómicos con mediciones adecuadas. Le falta a El Diario trabajar en ello.

  2. Con todo respeto, esta no es una noticia. Es una columna de opinion que busca desentrañar que esta pasando en el mercado del trabajo de Tunja. Infortunadamente la informacion disponible es escasa. El lector, sin plastilina, podra sacar sus propias conclusiones. Al comienzo se incluye el contexto general.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.