Publicidad

PUBLIREPORTAJE Hoy existe una bandera social que este grupo de personas viene agitando como grupo de exlíderes estudiantiles de la UPTC: la educación gratuita, universal y de calidad, y que ahora, en la dirección del departamento han querido hacerlo extensivo al concepto de universalidad de derechos, lo que plantea de fondo una ruptura con el concepto mismo de asistencialismo social. Este grupo de jóvenes que movilizaron estudiantes, hoy se plantean el reto de movilizar la opinión hacia nuevas relaciones con el gobierno central; esto se traduce en una lucha por autonomía, por decisiones que atañen al departamento, a sus territorios, y que este grupo de jóvenes hoy, bajo las banderas del Partido Verde, han demostrado que es posible exigir dignidad y respeto en el marco de una corresponsabilidad institucional. La coyuntura fiscal que se ha tenido que lidiar, con recorte de transferencias, que se produce por la crisis del petróleo, significa para Wilmer Leal el reto de defender este tipo de transferencias, junto al gran debate para modificar la ley sobre el Sistema General de Participaciones, cuyos recortes hoy están afectando una mejor calidad en la educación (aunque Boyacá sobresale por sus resultados) y más recursos que se traducen en derechos como son los de saneamiento básico, alimentación escolar, etc., cada vez más bajo la responsabilidad del departamento.

Lo que se llevan y nunca devuelven

Estos son los cuestionamientos de Wilmer Leal: “no queremos que nos regalen nada, lo que pedimos es que no nos quiten. ¿Por qué el gobierno central, a través de la Dian, recauda 400 mil millones de impuesto de renta y complementarios anuales, que se producen en el departamento, y no nos los devuelve?

Migración y educación

Publicidad

graf1

Una de las principales preocupaciones de Wilmer Leal es detener el flujo de migración campo ciudad; la tierra abandonada, en manos de los más viejos que ya no son capaces de trabajarla; como lo muestra la gráfica 1, cada vez son menos los niños que quedan en la ruralidad, mientras en los centros urbanos crece la matrícula privada, lo que impide la construcción de tejidos sociales compactos desde el sistema educativo que garantice un futuro con equidad para todos y, por otro lado, la deserción de los niños matriculados en el sistema público. Leal propone que lo que hay que garantizar es el acceso universal a un sistema público de calidad, para garantizar la equidad social.

Recuperar la economía: El campo lo primero

graf2

¿Cómo recuperar la economía del departamento de Boyacá?, es la gran pregunta de Leal. ¿Cómo hacer de Boyacá un departamento que despegue en materia agropecuaria que, como se muestra en la gráfica 2, luego de la apertura en los años 90, su Producto Interno Bruto (PIB) ha vendido cayendo con una leve recuperación en el 2008, que no bastó, pues el sector agrícola es cíclico con comportamientos negativos , como lo muestra la línea roja. Las tesis de Wilmer Leal coinciden en este punto con los planteamientos como los del candidato a la presidencia Gustavo Petro, hay que industrializar el campo, hay que buscar incluir el saber, en proceso de transformación, hay que volver a escalas de reproducción simple con generación de valor, creación de mercados; donde la cooperación y las alianzas productivas logren con el apoyo del Estado consolidar mercados. ¿Por qué no hacer extensiva la experiencia del queso Paipa a otros renglones de la actividad agropecuaria en el departamento de Boyacá?

El sector industrial y metalmecánico

No menos importante resulta su apuesta por defender el sector de la manufactura y en especial el sector metalmecánico; por ello, para Wilmer Leal, junto al sector siderúrgico resulta fundamental ya que ha sido uno de los mayores dinamizadores de la economía del departamento que como lo muestra la gráfica 3, ha venido disminuyendo en los últimos años su participación en el PIB regional y debe ser protegido, frente a la competencia, ya que representa casi el 70% del valor de la manufactura que se genera en Boyacá; de allí la consigna de este ingeniero metalúrgico debemos relanzar la industrialización de Boyacá .

graf3

Hacia una nueva ruralidad

Se pregunta Leal ¿Qué vamos a hacer con nuestro microfundio? ¿Qué tenemos que hacer para llevarlo a mejores niveles de productividad? ¿Cómo resolver la inapropiada tenencia de la tierra de la cual hoy el 60% de los campesinos son poseedores, pero sin título de propiedad? Para este dirigente, es inaplazable una resignificación del concepto de ruralidad si se quiere reconversión de estas pequeñas unidades productivas para dejarlas en función de la producción y de la sostenibilidad; ve a los campesinos produciendo alimentos, pero también en una función social como es el cuidado de los ecosistemas, donde cada una de las provincias tiene cómo desarrollar sus ventajas, ya que son poseedoras de riquezas que deben ser integradas bajo un concepto incorporado del desarrollo sostenible. Para ello, junto a las labores agropecuarias, estos territorios deben convertirse en receptores de visitantes, de turismo, que incorpore a estas comunidades rurales agrupadas como ofertantes de un amplio concepto del buen vivir, lo cual implica una transformación de su aislamiento y precarias condiciones, para convertir el turismo rural comunitario, y las posadas campesinas en una experiencia de vida e intercambio de valores culturales; de donde surge otro de sus argumentos: “vamos a valorizar la vida, vamos a integrar nuestras provincias, y nuestras vidas bajo el concepto de ruta”.

La apuesta de una Boyacá receptora

Gracias al proceso de paz, sobre el cual Wilmer Leal, junto a Pedro Pablo Salas, exasesor de Diálogo social del gobierno departamental, lideraron la campaña por el “Sí”, en el plebiscito de 2016, el departamento de Boyacá se ha venido convirtiendo en un destino de turistas extranjeros, colocando este sector en el segundo renglón de la economía de exportación después del petróleo.

Con 5 billones 688 mil millones de pesos en ingresos y el número de visitantes extranjeros se disparó en el país, al crearse un clima de paz, reconciliación y tranquilidad, lo cual debe llevar a Boyacá a prepararse en el contexto y poder atraer parte de este turismo. La meta del trabajo de Wilmer Leal es poder articular en el marco legislativo los mecanismos que permitan una nueva economía que surge de la necesidad de responder al cambio climático, por ello sus discusiones son llevadas entorno al ordenamiento territorial como un acuerdo político y social con las comunidades en el territorio, como es el debate frente a la delimitación de páramos.

La sostenibilidad

En el último cuadro se muestra que tenemos la mayor cantidad de áreas de páramo del país que, llevadas al terreno de la investigación para desarrollar conceptos de aplicación de nuevas tecnologías, que se adecuen a los cuidados de los ecosistemas del paisaje alto andino, para ello hoy se han destinado cerca de $20 mil millones, por parte de la Gobernación de Boyacá en la búsqueda científica de la caracterización de las especies de flora y fauna que existen en el departamento, junto a otras caracterizaciones, como son los entornos culturales, que permitan una adaptación de modos de producción que impidan una mayor degradación de los suelos y en especial de especies endémicas, bajo una clara consigna del candidato Wilmer Leal “entre todos vamos a cuidar el agua” “desde el agua podemos redistribuir riqueza”.

gra56

Nota

En próximas entregas se desarrollarán planteamientos de Wilmer Leal de sectores económicos y sociales que no fueron mencionados aquí, debates como el de la salud, los asuntos urbanos, entre otros.

Dejar una respuesta