Pachón y Petro con Boyacá

0
1556

Por | Ec. Carlos Julio Castro Espinosa http://pazquinar.blogspot.com

En Boyacá y para fortuna de todo el Pueblo Boyacense, la renovación en la representación y las costumbres políticas, se encuentran por fin encarnadas, en el joven dirigente campesino César Pachón.

Un liderazgo al que se le puso talanqueras para impedir que se consolidara, aun en medio del llamado Paro Campesino, a través de una maniobra orquestada por nuestra clase política, a la que se prestaron viejos y jóvenes dirigentes rurales aminados por alguna dádiva soñada en la burocracia regional.

Hoy, convertido en Representante a la Cámara, gracias a su dedicación y lealtad con y por el sector rural y del transporte, es sin lugar a dudas, el aliado más significativo, que ha logrado  conquistar la campaña por la presidencia de Gustavo Petro.

<
Publicidad

El binomio Petro – Pachón, es un hecho político con enormes consecuencias futuras, dado el avance que en tierras boyacenses viene registrando el movimiento social y los sectores de izquierda, en procura de la paz y contra el flagelo de la corrupción.

La necesidad de proteger y estimular la Economía Rural en Boyacá, a través de ambiciosos programas de inversión en infraestructura y legalización de predios, es el punto de encuentro de Pachón con el Proyecto Político de la Colombia humana.

Más de uno debe estar pensativo, la indignación construida a cacerolazo limpio por las calles del Cercado Muisca, comienza a cristalizarse como opción política con vocación de ser gobierno a nivel local y regional.

César Pachón tendrá esta enorme responsabilidad, la cual debe acompañar el sector estudiantil, docente, obrero, campesino, comercio, servicios, transportador e informal; en procura de dinamizar la economía departamental bajo el prisma de la equidad social.

Hoy los boyacense debemos hacer una sincera reflexión, sobre cuál será nuestro compromiso en la construcción de esa Boyacá que queremos, sobre ese futuro que soñamos para brindar bienestar a nuestras familias y comunidades.

El campo y los campesinos anhelan salir del abandono y la pobreza; debe ser posible que nuestros productos agropecuarios tengan un lugar en el mercado interno, sin ahogar en las deudas bancarias a nuestros pequeños y medianos productores.

Nuestros jóvenes profesionales tienen derecho a un empleo digno después del pre  grado, es lamentable que el taxi en alquiler, siga siendo la opción que los reciba al abandonar las aulas universitarias.

Boyacá necesita que nuevas unidades productivas sean instaladas en su territorio, ya que es imposible seguir ignorando que nuestras calles han comenzado a ser saturadas por la desesperanza y que nuestros hogares y municipios son, por ello, cada día más violentos.

A ese futuro, estoy convencido responderán los liderazgos de Cesar Pachón y Gustavo Petro en tierras de Boyacá, un compromiso con y por nuestras gentes, que resultaría más expedito, si los acompañamos con decisión en las próximas elecciones presidenciales.

*Las opiniones expresadas en este texto son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan la postura editorial de EL DIARIO.

Dejar una respuesta