Paradójica visita del Minambiente a Boyacá

0
1214
Foto| Hisrael Garzonroa

La presencia del alto funcionario en el departamento se da en particulares condiciones, donde diversos hechos, tanto regionales, como nacionales e internacionales, han cambiado el panorama y la percepción sobre muchos frentes en el campo ambiental y energético, y todo esto a tan solo dos meses de terminar su gestión como parte del gobierno del presidente Santos .

La visita del ministro Luis Gilberto Murillo Urrutia, que estaba prevista para el pasado jueves y que se aplazó para este sábado, tiene como objetivo principal llegar a Socha para hablar con los habitantes de la provincia de Valderrama sobre la delimitación del Páramo de Pisba, donde la multiplicidad de intereses, tanto de campesinos como de mineros por la defensa de sus intereses económicos y sociales, y la presencia de los movimientos ambientalistas que defienden desde la otra orilla la delimitación drástica del lugar con miras a su preservación por encima de cualquier otro interés que consideran coyuntural, marca una primera situación de gran expectativa.

Sin embargo, el ministro antes de ir a Socha estará en Paipa en un desayuno de trabajo en el club Náutico de Paipa donde asistirá a la firma de los PONCAs de varios ríos, que se han ejecutado en los últimos años bajo la responsabilidad de Corpoboyacá, los cuales son de especial importancia toda vez que significan el ordenamiento del territorio a partir de las cuencas de los ríos y sistemas hídricos locales que, se supone, debe ser la esencia del ordenamiento del territorio antes de determinar sus usos.

En cuanto a los mineros del carbón, cuyos intereses tienen relación con las áreas cercanas o incluidas en el Páramo de Pisba, expondrán sus razones para seguir con su actividad, la cual dicen ha estado por muchos años y en algunos casos la minería concreta, aunque se desarrolle en cotas altas, consideran que en realidad no están afectando el Páramo. Además por la importancia económica y social ya que según el representante de Fenalcarbón en Boyacá, Gabriel Chiquillo, en las zonas de páramo, equivalen a unas 800 mil toneladas al año.

A su turno, en el orden nacional, lo que ha pasado esta semana con respecto a la represa de Ituango es que la suerte está acompañando al país y a los habitantes aguas abajo del Río Cauca sin que se presente ni el desbordamiento ni la rotura de la presa, lo cual todos los colombianos deseamos que permanezca así.

Germán Suárez, Presidente de Confedeesmeraldas en su intervención en Seminario de Minería en UPTC. Foto | Hisrael Garzonroa – EL DIARIO

Pero todo parece indicar que la represa en su infraestructura está perdida pues ya no existe la confianza en su solidez, lo cual daría al traste con el proyecto, lo que a su vez impactará en la oferta de energía firme para el país, así se diga que lo que se iba a generar allí era para la exportación. Además porque el país no puede seguir dependiendo en casi el 70%, cuando en el mundo el uso de la energía hidráulica apenas alcanza el 6.5%. En estas condiciones, se podría esperar que el mapa energético del país va a cambiar y entonces surgirán nuevos escenarios donde un departamento como Boyacá, productor de carbones térmicos, que están lejos del mar, pudiera ser el epicentro de nuevos proyectos de generación térmica a carbón.

Pero aquí tampoco las cosas están favorables. Es donde aparece el escenario internacional. Acostumbrados como estamos a copiar de afuera algunas posturas, resulta que el cambio de gobierno en España gira 180 grados el punto de vista de ese país sobre las fuentes de energía. Mientras el Partido Popular que en cabeza del presidente Mariano Rajoy, siempre defendió la generación termoeléctrica en la península, tratando de proteger las térmicas de Carbón y las plantas nucleares hasta más allá del 2040, la nueva visión de Pedro Sánchez, el recién presidente socialista, lo primero que hizo fue rectificar la orientación de España en el terreno energético, diciendo que en efecto es partidario del reemplazo de la generación térmica por energías alternativas; y no dudó en anunciar que es posible que las plantas térmicas a carbón vayan allí solo hasta el 2025. Esto necesariamente irá a tener repercusiones en Colombia.

En todo caso, el escenario de este sábado en Socha servirá para medir la temperatura del sector en un ambiente que además está transversalizado por la campaña presidencial, donde uno de los candidatos dice que respetará la actividad minera, pero que propone que es mejor el turismo como el nuevo petróleo del departamento; mientras que el otro candidato afirma que se la jugará en todo el país por las energías limpias y, en el caso de Boyacá, propone como alternativa, mejor el rescate del sector siderúrgico y metalmecánico, en lo industrial, y la reactivación y transformación del campo con énfasis en la transformación de las materias primas y la agregación de valor.

Entonces, la presencia del Ministro es evidente que definirá poco, pero en cambio, es el momento para calibrar los efectos de los últimos acontecimientos y ver cómo quedan las cosas de cara al próximo gobierno en el país, que será definitivo para el futuro del manejo energético nacional.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.