El centro de Tunja tiene que estar lleno de vida y no solo de historia

0
554
Foto | Carlo Fidel Gómez

En un año Tunja estará celebrando sus 480 años de fundación hispánica. Esto vendrá acompañado de la entrega de importantes obras como el Hospital Local, el Teatro Suárez, el acueducto de occidente y la remodelación de la Plaza de Bolívar y varias zonas aledañas en el centro de la ciudad. Sin embargo, hace falta un arduo trabajo para potenciar la zona céntrica de la capital boyacense como su gran atractivo.

Le reapertura del Teatro Suárez parece ser la próxima obra que con orgullo entregará  la Administración Cepeda. Y no es para menos, luego de su remodelación, el Teatro Suárez pasará a ser uno de los mejores del país. Igualmente debe pasar con los espectáculos que allí se presenten, que tienen que ser del más alto renombre, pero más importante que eso es que tienen que ser frecuentes, constantes.


Debe leer:
>Teatro Suárez será entregado en octubre


<
Publicidad

Por eso será necesario que la Administración Cepeda, antes de cualquier acto inaugural, tenga perfectamente claros los costos operativos del teatro, ya que si la readecuación se ha hecho para mantenerlo bajo llave, esta no habrá valido la pena.

A esto hay que sumarle las adecuaciones que se han venido realizando en varias plazoletas de importancia en el centro de la ciudad, entre estas San Ignacio y la misma Plaza de Bolívar, a la cual, además de construirle unos baños subterráneos, se le ha hecho el reemplazo del piso por uno de mármol travertino.

Una vez terminados estos trabajos, Tunja contará con un centro histórico envidiable para muchas otras ciudades. Pero a esto hay que agregarle el trabajo que debe hacer la Administración Municipal con la red de museos de la ciudad, que deben darse a conocer a propios y a visitantes, haciendo especialmente en las iglesias, que deben  conservarse y arreglarse de modo que sean motivo de orgullo para los tunjanos, y un gran atractivo para sus visitantes.

El traslado temporal de la biblioteca del Banco de la República a una calle de la Plaza de Bolívar suma a este objetivo de convertir el centro de Tunja en el principal atractivo cultural del país.


Debe leer:
>[VIDEO] Biblioteca del Banco de la República cuenta con nueva sede


Pero esa nueva cara del centro de la ciudad quedará opacada si la Administración Municipal no se enfoca en revitalizar lugares de gran valor, como el Pasaje de Vargas, que hoy están el absoluto abandono, funcionando como centro de despacho de alucinógenos, como fortín de la delincuencia organizada, o como escenario de rápido paso.

Será entonces necesario darle vida al espacio público, pensar en zonas públicas destinadas para la gente, en las que se pueda estar, sentarse a compartir y a conversar, zonas que por su belleza y por su atractivo generen el deseo de propios y extraños de retratarse allí.

Esto se logrará principalmente si hay voluntad de los comerciantes de la zona, principalmente de aquellos que son dueños de los cafés, restaurantes, almacenes y tiendas; que tendrán que estar dispuestos a poner de su bolsillo para hacer de la zona un lugar mejor. Al lado tendrán que dejar las quejas, que son la moneda común de la zona, y echarse al hombro la responsabilidad de darle una cara atractiva al centro histórico.

También es completamente necesario que la Administración Municipal finiquite el proyecto de peatonalización del centro, destinando ciertas calles a la presencia de artistas, a espectáculos, al comercio de artesanos de forma organizada, para así conseguir que el centro histórico sea una zona llena de vida y no una zona solamente llena de historia.

Dejar una respuesta