Desde El Pasaje Vargas Ed. 927

0
438

Pánico a la educación y peor si es la superior

Esto es lo que han opinado esta semana, nuestros académicos, quienes han empezado por ver lo que hizo el bachiller Macías con la representante estudiantil que lo superaba con creces en el atril del Senado. La única razón de este atarbán fue cerrar el micrófono y, después, con voz no menos grosera, decirle que tenía 30 segundos para que terminara. A juicio del más radical de nuestros académicos, este animal que mandó callar la inteligencia de la lideresa estudiantil, que fue el mismo que le puso el collar de presidente a nuestro Chanchis President, siendo este último el que lo acaba de condecorar con la Cruz de Boyacá, ahora es la vívida representación de lo que nos tocará en estos cuatro años a la luz de la inteligencia de uno y otro. “Chanchis President y el tal Macías, la quinta esencia del espíritu uribestia”, se animó a rematar otro de los académicos no menos radical. Dicen que Bolívar dijo que era más fácil libertar cinco naciones a sangre y fuego que convencer a un bruto; así que al bruto del Macías nadie lo podrá convencer de que la educación sirva de algo; él, mejor que nadie, sabe que con saber firmar (la nómina) y falsificar un diploma de bachiller, con eso basta y sobra para ser presidente del Senado de Colombia. De modo que los académicos están seguros que, por lo menos, este animal no hará nada para asignar presupuestos para la educación, y menos a la superior, y todavía menos si es para la universidad pública.

Y es que la ignorancia es bendita

Con este argumento salió otro de los académicos. En medio de un tinto cerrero recordó lo que escribió hace rato en sus memorias el otro bachiller que llegó a ser presidente, el muelón Lleras Camargo. Según este Lleras, las personas más aisladas y empobrecidas, en medio de la ignorancia, son las presas más fáciles de las violencias; cuenta en sus memorias la historia de su padre cuando reclutaba campesinos parceleros para las guerra civiles del siglo XIX. Estos pobres desgraciados con tal de salir de la soledad y el confinamiento, aun sabiendo que lo más seguro era que perderían la vida, iban felices a conformar los ejércitos, con tal de conocer otras tierras y encontrarse con otros, así fuera para matarse, antes de morirse en sus propias soledades. Por eso la educación, que es la que rescata y transforma, hay que negarla siempre si queremos los ejércitos listos para las guerras que se necesitan, que por estos días vuelven a ser varias. El Académico de estos argumentos hizo otra evocación no menos terrible: en el siglo pasado Laureano quería sangre y hubo más de 300 mil muertos; hoy el uribestiario quiere hacer trizas los acuerdos, que es lo mismo, que será lo mismo…

Canadá legaliza la maracachafa

Así es, la otra potencia del norte, arriba del Tío Sam, acaba de legalizar el consumo recreativo de la maracachafa en todo su territorio. Son los segundos, después de Uruguay, la nación de Don Pepe Mujica. A juicio de nuestros académicos, muchos de los cuales no dejan de inspirarse con cada aspiración de una bocanada de un buen bareto, armado todavía en papel de las biblias que regalan todos los días los Testigos de Jehová, con esta noticia acabamos de comprobar que hemos perdido otra gran oportunidad de negocios: poder ser los proveedores de la hierba que allá se fumarán, comprada en la farmacia de la esquina. La legalización de la marihuana recreativa inaugura una industria de considerables dividendos en este país norteamericano, dicen las noticias que llegan desde allá y que trasnochan a nuestros académicos. Según estimaciones de CIBC, uno de los mayores bancos canadienses, el mercado legal generará unos 6.500 millones de dólares canadienses de impuestos en el primer año. El 75% de estos impuestos irá a las provincias y el 25% restante será para la administración central. Hay que ver las cifras: Actualmente existen 188 productores autorizados en Canadá (tanto de cannabis médico como recreativo). Las cuatro grandes empresas del sector son Canopy Growth, Tilray, Aurora Cannabis y Aphria. Su valor en bolsa es de 45.000 millones de dólares canadienses (unos 30.000 millones de euros). “Su crecimiento ha sido espectacular. Los inversores especulan sin rodeos sobre el potencial crecimiento de estas compañías”, declaró Gérald Fillion, analista económico de Radio-Canadá. Con estas cifras, nuestros académicos han confesado que no han podido dormir en las últimas noches haciendo cuentas de cuanto nos podríamos ganar, si en vez de sembrar papas y yucas, que no sirven sino para arruinar campesinos, cultiváramos las mejores variedades, que son las que se dan por aquí, para que se trabe el resto de la humanidad que a palo seco no soporta la cruda realidad.

Ciro el chiquito,

que es hijo de Ciro el viejo, ahora protesta por todo lo que dicen los otros. Ciro el chiquito lo quiere todo para él. Nuestros académicos han estado preocupados por la conducta de este retoño, por lo que han dicho que es menester que alguien le diga a Ciro el viejo que reprenda a tiempo al criaturito.

Dejar una respuesta