La pregunta del billón de Duque

0
854
Foto | Colprensa

Por: Edilberto Rodríguez– Profesor investigador, integrante del grupo de investigación OIKOS de la UPTC

La Ministra de Educación, secundada por el presidente Duque, ha anunciado que recurrirán a los recursos de Sistema General de Regalías (SGR), creado en 2011, mediante el Acto Legislativo 05, el cual sustituyó la asignación directa a las entidades  territoriales, culpada de ser foco de la rampante corrupción, para enjugar el déficit que padecen las 32 universidades públicas del país.

El SGR está conformado por cuatro fondos: Fondo de Desarrollo Regional (DR), Fondo de Compensación Regional (FCR), Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (FCTI), y, dos en uno:  el  Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE) y el  Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONPET)). El sistema  es la fuente de recursos para financiar el gasto social en municipios y departamentos, donde se explotan los recursos naturales no renovables y se extraen, principalmente, petróleo y gas. El SGR está por fuera del presupuesto del Gobierno Nacional y complementa al Sistema General de Participaciones (SGP) surgido en 2001, que arbitra recursos que superan los $ 35 billones.  Los dos fondos con mayor peso en el sistema de regalías son el FDR y el FCR, representando cerca del 54%. El FCTI copa el 10%.

El anuncio del Gobierno Nacional de utilizar un billón del SGR para sofocar el malestar universitario derivado de  la insostenibilidad del sistema  de educación superior estatal, – tal como ocurrió el año pasado reorientando partidas del FCTI para financiar las vías terciarias -, no es procedente. Como se aprecia en el cuadro siguiente, paradójicamente, a la par del repunte del precio de los hidrocarburos que se situó recientemente en 75 dólares,  la producción interna del crudo  se ha visto menguada, sin sobrepasar el umbral del millón de barriles diarios, presupuestándose para el bienio 2019-2020, inicialmente, $18,5 billones; el reaforo lo ha elevado a $19,2 billones. En los bienios subsiguientes se ha proyectado un persistente descenso en el llamado “plan de recursos”.

Pese a que se aprobaron $11,7 billones para el bienio 2017-2018, al cierre de este periodo de espera que esta cifra suba a $17,2 billones, resultante, parcialmente, del incremento de la cotización internacional del petróleo, dado que el supuesto inicial era un precio de 60 dólares; para 2019 se ha anticipado un guarismo de 65 dólares, distante de  los  111 dólares,  que fue el pico alcanzado en 2012.

Evolución de los indicadores minero-energéticos

Año Producción diaria promedio  de barriles de petróleo Precio internacional del petróleo Brent (dólares) Presupuesto bienal de regalías(billones de pesos) Presupuesto SGP (billones de pesos)
2012 944.119 111,66 8.2 26,1
2013 1.009.691 108,71 17,7 28,1
2014 1.009.230 98,95 28,9
2015 998.740 53,63 17,4 30,8
2016 837.457 45,01 33,6
2017 870.319 54,80 11,7 35,9
2018 865.986(mayo) 75,24 35,5
2019 (Plan de recursos)     18,5/19,2  
2020      
2021     12,4  
2022      
2023     11,5  
2024      
2025     10,9  
2026      

Fuente: ANH, Ministerio de Minas, DNP, MHCP.

Cambiar de destinación los recursos del SGR, supone una reforma constitucional, ya que los receptores de estos recursos son las entidades territoriales, no la Nación, los que reaccionarán ante la merma de sus  ingresos, cuyas prioridades son los proyectos de impacto regional y local, aprobados por los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD), que permitan cerrar las brechas sociales y apalancar la competitividad. El anuncio no es sino un globo distractor para asordinar la crispación de profesores y estudiantes. Como lo han sostenido algunos analistas, es más expedito recurrir a fuentes como el gravamen a las transacciones financieras, calculadas para 2019 en $8,1 billones.

El billón prometido por el Gobierno es una estratagema dilatoria; las universidades requieren $3,2 billones para 2019 no el billón en dos años, con todo el laberíntico proceso para acceder a los recursos del SGR. Si el fondo objeto del zarpazo es el FCTI, será otro atentado contra el desarrollo tecnológico del país, de por sí menoscabado con la inclusión en el presupuesto del año entrante de una irrisoria partida presupuestal de 357.000 millones de pesos para Colciencias. Ese es el precio de la Economía Naranja.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.