Boyacense de 11 años expondrá proyecto de sostenibilidad en Taiwán

0
781

Un niño boyacense ha sido el ganador del concurso ‘Diseña el cambio’, promovido por la Fundación Terpel con el ánimo de innovar y generar cambios positivos para las comunidades.

En las dificultades está la oportunidad. Con tan solo 11 años y sin imaginarse el alcance de sus ideas, Samuel Andrés Bonilla, un pequeño niño de Tinjacá, lo comprendió; entendió que cada circunstancia compleja puede convertirse en una oportunidad de cambio.

En una clase y con tan solo observar una situación cotidiana, Samuel Andrés propuso una iniciativa, que de entrada parecía solo una solución para una problemática del día a día en su colegio.

Pero encontró en sus profesores el apoyo y respaldo para llevar esa idea lo más lejos posible, y el resultado es que Samuel Andrés viajará la próxima semana a representar a Colombia en un concurso de sostenibilidad en Taiwán.

Samuel Andrés Bonilla Vergara, ganador de la convocatoria de la Fundación Terpel “Diseña el cambio”. Foto | Hisrael Garzonroa / EL DIARIO

Viendo que su iniciativa realmente tenía futuro, decidieron presentarla en el concurso ‘Diseña el cambio’, promovido por la Fundación Terpel. A nivel nacional tuvo que enfrentarse con varios proyectos sustentados en el uso de nuevas tecnologías, por lo que en algún momento llegó a dudar acerca de su idea, que parecía muy arcaica frente a los exigentes jurados.

Pero fue ese mismo carácter de simplicidad y de recursividad lo que deslumbró a los jurados para elegirlo ganador y encomendarle la tarea de representar a Colombia en Taiwán.

Samuel Andrés, que poco a poco va dimensionando lo conseguido, en un comienzo no percibió lo revolucionario de su idea, pues el reciclaje está inventado, pero nadie se ha atrevido a darle el valor y la importancia a cada uno de los recursos que pueden ser utilizados.

Su proyecto, además de buscar una solución a una problemática que aún la sociedad colombiana no ha podido encontrar, rinde honor a sus raíces, a sus antepasados, a las tradiciones boyacenses.

El simple hecho de ver a una persona cargar objetos en las manos y no hacerlo en un canasto, fue inquietante para Samuel Andrés, que no dudó en apelar a la recursividad colombiana, y dijo a sus maestros y compañeros, “hagamos capoteras, hagamos canastos, y hagámoslo con lo que no usamos, con lo que muchas veces resulta en las canecas y en los rellenos sanitarios”.

Hoy luego de recibir el apoyo de muchos y las críticas de unos pocos que no vieron el potencial de sus ideas, Samuel Andrés tiene la misión de conquistar a los jurados en Taiwán, que seguramente, en su vida, habrán visto una infinidad de dispositivos tecnológicos, pero quizás nunca un canasto elaborado con papel periódico reciclado.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.