Nairo atacó y le cumplió a su afición

0
718

Por: Daniel Triviño

Muchas veces cuestionado por no atacar, Nairo no se resignó a cederle un triunfo fácil al Sky, atacó cuando faltaban más de 40 kilómetros para el final y puso contra las cuerdas no solo a Egan Bernal sino a todo el Sky, que por momentos vio cómo se le escapaba un título hecho a su medida.

Cinco de los últimos siete títulos de la París – Niza han sido para el Team Sky, en manos de cuatro corredores diferentes. Esto no solo habla de la completa y lujosa nómina que arma la escuadra británica año tras año, sino de la facilidad que tiene para cierto tipo de carreras. Especialmente aquellas que arrancan en medio de fuertes abanicos, con crono en medio y pocos finales en montaña.

Ayer logró un nuevo título de la “carrera del sol”, esta vez en manos de Egan Bernal, que demostró estar pasando por un buen momento, pero que no demostró ser un corredor excepcional, pues solo aprovechó el terreno abonado por el Team Sky.

Quintana, y el Movistar Team, que en infinidad de ocasiones ha sido calificado como “Nairo nunca ataca”, atacó y puso a sudar sangre a los hombres del Sky. El equipo español arriesgó, tal y como se le venía pidiendo desde hace tiempo. El ataque de Quintana a más de 40 kilómetros de la meta, sumado al puente hecho por Carretero para llevar a Quintana a la parte delantera de la carrera, demostró otra mentalidad y otra forma de hacer las cosas para la escuadra telefónica.

Al final fue Quintana en soledad contra el paredón del Sky. Los últimos 25 kilometros de la París – Niza fueron testigo de ello, de un Quintana peleando solo en la punta de carrera contra un Jonatan Narváez y un Iván Sosa que se deshacían en esfuerzos para sostener el liderato de Bernal. Tanto impulso llevaba Quintana, que el Sky poco a poco fue desmoronándose y terminó llegando a meta con solo dos hombres: Egan Bernal y Michal Kwiatkowski.

El segundo lugar de Quintana, por la forma en que se dio, tendrá más mística y un mayor recuerdo entre la afición por el espectáculo que dio, pues mientras Bernal era llevado por Narváez, Sosa, Kwiatowski y demás; Quintana apostó por lanzar un ataque lejano, al mejor estilo de Alberto Contador, y si bien no alcanzó para adueñarse del título, dejó claro que el solo Quintana es tan bueno como los mejores hombres del Sky en su conjunto.

Lo de Quintana ayer no terminó vistiendo la camisa amarilla y con el trofeo en la mano, ¿pero qué más da?, si para el Sky lo hicieron Bradley Wiggins, Richie Porte, Geraint Thomas, Sergio Luis Henao y Egan Bernal; siendo Thomas y Wiggins los únicos que después obtendrían el Tour de Francia, demostrando así, que más que es una carrera hecha a la medida del Sky y no a la medida de grandes corredores. Nairo por su parte ocupó un podio más en una de las siete carreras de una semana que se disputan actualmente en el calendario UCI, siendo el Dauphiné la única en la que no ha logrado subir al podio. Sumando a esto las tres grandes, Quintana ha obtenido el título en seis y ha subido al podio en otras tres, demostrando así ser un vueltómano grande entre los grandes.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.