Úmbita se refugia en la curuba

0
687

Esta fruta representa una parte importante de la economía del municipio de la Provincia Márquez y además es símbolo de cultura y tradición.

Por su sabor, aroma y contenido nutricional, la curuba es una de las frutas más apetecidas y con mayor mercado en el país. En Boyacá, departamento de una importante vocación agrícola, este cultivo se ha convertido de motor de desarrollo para varios de sus municipios, los cuales le apuestan por la curuba como eje de transformación en los territorios. Ejemplo de lo mencionado es la situación que se vive en Úmbita, jurisdicción de gran potencial frutícola.

En un recorrido reciente por tierra umbitana, EL DIARIO evidenció el valor que se le da a esta fruta acida, la cual marca una historia socio-cultural tanto en zona rural y urbana. La mayor concentración de producción de curuba se encuentra en las veredas de Chuscal, Molino, Boquerón, Nueve Pilas y Pavas.

“Aquí la pasamos sabroso, estamos cobijados por los campos y los cultivos, vivimos tranquilos, no lo tenemos todo, pero, no nos hace falta nada (…) la curuba para nosotros es algo que nos llega al alma, es la fruta que nos da para la comida. Hemos tenido buenas cosechas como malas, sin embargo, lo bueno se ha visto más”, expresó Juan Manuel Toro, productor de la zona.

Actualmente, Úmbita produce seis mil canastillas de 25 kilogramos al mes.

La curuba es utilizada para jugos, postres, salsas, mermeladas y otras delicias gastronómicas.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.