El Cauca, ¿una ilusión?

0
160
Foto | Colprensa

Por | Silvio Avendaño

La ciudad se encuentra bajo la sombra de la jeremiada. El cierre de la vía Cali-Popayán, por parte de la minga, se dice que tiene paralizada la ciudad blanca. En la capital, los gremios económicos y, quienes se manifiestan en torno al hecho de la “toma”, no hablan de otra cosa que los perjuicios que le causan a la ciudad.

 Existen las regiones. En el Pacífico se encuentra Guapi, López de Micai, Timbiquí. En los mapas se observa que dichos municipios pertenecen al Cauca. En la realidad, poco tienen que ver con el departamento, pues se encuentran en relación con Tumaco y Buenaventura. Además, no hay una vía terrestre, una carretera que comunique a Popayán con dichas poblaciones. Y cuando alguien habla de la construcción de tal vía, he oído decir: “No, porque Popayán se llena de negros”.

Si se deja el occidente con el mar que lame el mundo de los afroamericanos se abre otro fragmento, dado que la región oriental Inza, Páez, Belalcázar se halla en relación con el Huila. Predomina la dirección de los ríos que descienden raudos al Magdalena. Las vías son tortuosas y la vida cultural mira hacia el Huila.

Más una ojeada hacia el sur  desde Rosas, el Patía…  el horizonte dibuja a Nariño.

El norte, otra región, se relaciona con el Valle del Cauca. La dinámica de Buenos Aires, Santander de Quilichao o Villarrica giran en torno a Cali. En esta región los cultivos están unidos con la industria del Valle. La comunicación entre Santander y el Valle es dinámica, lo que no ocurre con Popayán.

En los mapas del Cauca se indica que el centro es Popayán. Y como capital debía unir, centrar y crear dinámicas que permitieran unidad, sentido de departamento. Pero eso no ocurre pues parece que Popayán se encontrase amurallada, en cuarentena. Así, en estos últimos tiempos la minga ha bloqueado la vía Panamericana. Las razones se hallan relacionados con problemas económicos, sociales y políticos, los cuales no se han llegado a solucionar, a pesar de los acuerdos. Ante los hechos suele decirse que ese “es un problema de los indios que quieren más tierra, que no cultivan…”.

No hay aquello que sería la “caucanidad”. De esta manera, las inquietudes, los problemas, las razones o sinrazones de las diferentes regiones no se ubican en unidad con el Cauca. Por ello, bien se puede pensar, que hablar del departamento no es más que lo que se encuentra en la meseta donde se ubica Popayán.

El himno del Cauca, en su última estrofa dice: “Blancos, indios y negros/ una sola ilusión/ hijos de la misma tierra/ frutos de la misma flor.” Parece que los versos no pasan de ser un flatus vocis, en otras palabras, una explosión de la voz, pues no hay unidad entre el sustantivo “Cauca” y la realidad del departamento.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.