Desde el Pasaje Vargas Ed.949

0
425

Cumpliendo lo prometido

La Academia ha estado por estos días de Semana Santa atareada y preocupada por la situación de nuestro Chanchis President quien viene en caída libre en las encuestas. Al pobre nada le sale bien, todos quieren hacer leña del árbol caído, o más exactamente todos quieren hacer chuletas del animalito. Pero en esta benemérita institución un buen número de sus miembros, cuyos nombres no tenemos precisos, ha dicho que, al contrario, lo que hay es que reconocer la gestión y las metas alcanzadas por el equipo de la Casa de Nari, que como en los buenos tiempos, volvió a poner en primer lugar al gran producto nacional que aumentó su comercio internacional, directo a las narices de los gringos, en un 50%. Eso, dicen en la Academia, muestra la singular gestión y el resultado irrefutable de las exportaciones que según el gorilón del Norte han llegado en los primeros 8 meses (ocho meses no más) a los mercados de la gran unión. En la Academia, este grupo que así analiza la situación, estuvo muy activo cotejando cifras, recabando información y rememorando toda la historia del negocio. Encuentran nuestros teóricos que nada mejor que ahora se aproveche el ciclo como debe ser. Lo primero, aplaudir que en los últimos años se reactivó el cultivo, que la gente se animó a sembrar, para disponer de la materia prima necesaria para poder suministrar los volúmenes de producto terminado que demanda el mercado (lo de la materia prima -es importante decirlo-, se produce aquí, aunque en el vecindario también se ha aumentado su cosecha; los hermanos peruanos, por ejemplo, también han incrementado las áreas sembradas y seguramente los volúmenes de buen polvo para el consumo). Con estas cifras en la mano, dicen nuestros Académicos, lo que hay es que felicitar al gobierno y al país entero por ese magnífico esfuerzo de aumentar en semejante porcentaje las exportaciones en tan poco tiempo como ha dicho el míster jefe del gobierno del principal socio comercial en este negocio. Esto, aseguran, nuestros Académicos, no se había visto nunca, que un gobierno anterior en tan poco tiempo hubiese alcanzado tan altas metas. Por eso, más que preocupación lo que debe suscitar es admiración, concluyó el moderador de la mesa, que discutió el asunto la tarde antes de ir a la inauguración del Teatro que Pablito entregó por la noche.      

Las tentaciones del demonio no paran

Simple; fue lo que se demostró en la reciente inauguración del Teatro que inició el viejo Fercho y ahora termina y entrega el buen Pablito. Resulta que nuestros Académicos presentes en la ceremonia del jueves, antes de Semana Santa, tuvieron que presenciar con mucha inquietud e incertidumbre, cómo invitan a nuestro querido Moncho Luis Augusto para ocupar primera fila en el escenario a inaugurar, quedando a pocos metros, casi a centímetros, del escenario, donde es imposible perder detalle, que es de lo que se trata cuando se quiere disfrutar. Pero la preocupación de nuestros Académicos llegó cuando aparecieron los bailarines del grupo artístico que fueron los protagonistas de la noche. Dos parejas sobre las tablas en el frenesí de la danza y el Moncho ahí, casi a centímetros, sin perder detalle, sin parpadear. Al otro día los Académicos, con el tinto inicial antes de las diez, lo primero que hicieron fue evaluar la situación bajo la siguiente pregunta: ¿hasta dónde alcanza la templanza del Moncho para asegurar el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantener los deseos en los límites de la honestidad? Lo primero que dijo el más osado, que ensayó la primera respuesta fue que considerando los casi ochenta abriles del buen Luis Augusto, ya se está por encima (y por debajo) de las tentaciones del demonio, el mundo y la carne, pero que en especial a estas alturas ya no existen los apremios de la carne. De ahí para abajo llovieron las hipótesis. Así que quizá el único que puede despejar esta duda es el cura Víctor, el secretario de la educación del buen Pablito, quien aquella noche actuó de monaguillo llevando el hisopo del agua bendita con la cual el Moncho bendijo el escenario y a todos los allí presentes; Viticor nos podría contar algunos detalles siendo él testigo de excepción al lado de Luis Augusto, según solicitó otro de los nuestros quien sugirió hacer una sesión especial sobre estos temas en plenaria de la Academia y con la disertación del curita.

Fachito insiste

Se supo antes de la Semana Santa que en Washington estuvieron reunidos muchos entusiastas de peqarle un balazo al animal de Maduro y que entre ellos no podía faltar nuestro embajador Fachito el electrocutador. Y con Fachito, en la mesa redonda figuraron otros dosfuncionarios colombianos: el mayor general del Ejército Nacional de Colombia, Juan Pablo Amaya, y el ministro consejero de la Embajada colombiana en Washington, Daniel Ávila. Un periodista gringo, que fue el que  el periodista que hizo púbica la realización de la reunión, sin embargo, cree que los socios regionales de los gringos estarían bastante reacios a participar en una invasión militar en Venezuela, de la cual sí es entusiasta 1A nuestro admirado Fachito. La reunión fue impulsada por el CSIS, por sus siglas en inglés, o Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, de acuerdo con la traducción al español. El CSIS es un órgano promotor de las guerras de EE.UU., que está financiado por «corporaciones petroleras» y «productoras de armas», a lo largo y ancho de Gringolandia, de acuerdo con la versión que recaudó uno de nuestros Académicos, quien es muy acucioso en estos temas.    

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.