El reto: innovación en los programas de gobierno de los nuevos candidatos a corporaciones públicas

0
541

Ciencia, tecnología e innovación y emprendimiento son elementos centrales para el desarrollo de sociedades del conocimiento sostenibles. Las capacidades nacionales y regionales en estos pilares son, por lo tanto, un importante motor de crecimiento económico y desarrollo social.

Para este artículo, nos enfocaremos en los fenómenos de la Innovación, haciendo notar que muchos académicos y conferencistas señalan al mejor referente, como son las empresas de EEUU., casos  Apple o Google o, mejor, lo que sale del Valle del Silicon. Resaltaré otro referente: China, que en realidad es hoy la nueva potencia en investigación científica, en desarrollo de tecnologías y en innovaciones centradas en el cliente; prueba de lo anterior, son los resultados recientes en misiones espaciales al lado oscuro de la luna; el crecimiento de AliBaba, mayor proveedor en comercio electrónico o el hecho de que China tenga una participación de más del 90% del mercado global de autobuses eléctricos.

En fin, son muchas lecciones para nuestro país y región. Lo fundamental, a raíz de los nuevos gobiernos departamentales y municipales, con tantos candidatos, debe ser el desarrollo de  una agenda de innovación conectada con el mercado interno, así no sea muy grande. Cuando China inicio el camino de la Innovación era un país pobre; entonces, no solo EEUU es el referente a seguir, nuestra región debe mirar otros líderes y modelos de innovación. Y, para Boyacá, qué mejor que Innovar en los dos sectores más favorables como son Turismo y Agroindustria.

Sigamos con nuestro referente, China; es innegable el crecimiento de su economía en los últimos años, asociado a su capacidad de competir con bajos costos de mano de obra, incluso, siendo cuestionada la capacidad de innovar de las empresas chinas, las que se consideraban como buenas copionas. Hoy, la realidad es que hay productos de muy buena calidad (energía solar y muchos otros) y de mala calidad (todo a mil); por tanto, la China, muy seguramente, será el país líder en las diferentes formas de innovación en muy poco tiempo, desplazando a los EEUU del lugar que han ocupado durante al menos 60 años.

¿Cómo sucede esto? Es el resultado de una combinación de factores, dentro de los que se resaltan un conjunto de políticas públicas que China ha implementado para fomentar la investigación científica: la cualificación del personal, la conexión con el mercado, e incluso algunas acciones que obligan a las empresas extranjeras a transferir tecnología si quieren hacer negocios en ese país. Por lo observado, esas acciones, en conjunto, rinden resultados. Entonces, sencillo, aquí en nuestro territorio, con varias universidades y con tanto personal especializado (PhD, Maestrías), sigamos el ejemplo, copiemos, mejorando o innovando y que los próximos profesionales desarrollen sus trabajos en investigación en estas dos áreas pilares de nuestra economía: turismo y Agroindustria. Los mejores referentes en Innovación en estos sectores son: turismo, en España; y, Agroindustria, en Nueva Zelanda.

Con una menor extensión geográfica que la mayoría de países suramericanos, limitados recursos naturales y una pequeña población, Nueva Zelanda llegó a convertirse en el pequeño gigante de la industria agrícola mundial. ¿Cómo lo hizo? Según la lista Best Countries for Business, publicada en 2018, Nueva Zelanda ha sido reconocida por ser una potencia agrícola que exporta casi 90% de su producción agrícola y que, según declaraciones dadas por el consejero Agropecuario de ese país para América Latina, Terry Melkie, actualmente produce comida suficiente para alimentar a más de 50 millones de personas.

Precisamente, por ser una nación con tradición agrícola, que a diario busca que sus indicadores se sigan fortaleciendo, el país se ha dedicado a crear, adoptar y exportar una serie de innovaciones que permiten aumentar el rendimiento de la cadena productiva del campo al supermercado.

Con el pasar de los años, su experiencia en la creación de estrategias, que proponen la participación de los campesinos y granjeros, de las pequeñas y medianas empresas del mercado local, así como de las grandes compañías que ofrecen un amplio desarrollo tecnológico, los ha llevado a ser pioneros en la agricultura sostenible.

En turismo, hay que referenciar a España, uno de los países más turísticos del mundo; nos conviene tomarla, por cultura, historia, idioma, en fin; solo señalaré lo que encontré en el informe del año 2017, donde se revela que más del 50% de las empresas turísticas invierten entre el 1 y el 4% de su facturación en innovación; en Boyacá, sería una apuesta igual. Si los candidatos se comprometen con este sector, y con cifras iguales a las invertidas por los empresarios, sería la salida a la competitividad del sector. Vale la pena resaltar la convocatoria lanzada por el secretario de productividad de la gobernación de Boyacá, Sergio Toloza, en días pasados, donde se habló de más de dos mil trescientos millones para váucheres de innovación. Igualmente aprovechar las iniciativas del Gobierno Nacional, en la estrategia de la economía Naranja. ¿Cómo lograr impactar al sector agroindustrial y turístico?, aplicando investigación, tecnología, creatividad. Otras entidades que abren convocatorias son: Innpulsa Colombia y Sennova, del Sena; estos enfocados a proyectos de Innovación. Para nuestro caso, y según las estadísticas oficiales, debemos exigir resultados de los más de 110 grupos de investigación de la UPTC; la ruta es la famosa triada: ¿cómo articular la Universidad, la Empresa y el Estado, con la “cuarta”, que es la sociedad, que es la que en últimas que demanda servicios y productos.

En fin, sin ser académico, y teniendo en cuenta las primeras líneas del artículo, dejo clara la definición o qué tipo de innovación debemos aplicar.

El concepto emergente, entendido como aquella innovación que no termina dentro de una organización concreta, sino que está abierto a contribuciones externas, como: clientes, centros de investigación, especialistas, usuarios y comunidad en general. John Kao (2007) define la innovación como la capacidad de individuos, empresas y naciones, para crear continuamente su futuro deseado. El concepto de Innovación sostenible, inspirado en el modelo de Finlandia (Antti Hautamaki, 2010) consta de cuatro principios fundaméntales: desarrollo sostenible, innovación participativa, innovación continua y gestión innovadora. Esta categoría de innovación no tiene como objetivo único el mero crecimiento económico. Por el contrario, incorpora objetivos específicos dirigidos en última instancia a satisfacer las necesidades sociales y humanas y no al mercado en general.

Para terminar, el camino a seguir es Innovación y transformación digital y mental, entre nuestras instituciones y dirigentes respectivamente; por tanto esta debe ser la máxima a seguir por cualquier candidato que esté empeñado en ser parte activa de la Cuarta Revolución Industrial. Los ejemplos hablan por sí solos: China, Nueva Zelanda, Israel, Corea, Indonesia o Estonia. En Colombia, Medellín y Manizales. Esta última ciudad convertida en la primera para brindar facilidades que permiten generar y crear nuevas empresas, frente a Tunja que ocupa el puesto 22.

Ing. Carlos Rafael Norato Sanabria / Consultor en Innovación y trasformación Digital

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.