7 de agosto de Duque: Historia, Venezuela y nada nuevo para Boyacá

1
1135
Foto | Hisrael Garzonroa-EL DIARIO

En el marco de la conmemoración de los 200 años de la gesta libertadora, se esperaba que el presidente Iván Duque, además de los 3.6 billones del Pacto Bicentenario, anunciara una obra que realmente generara impacto en Boyacá, pero no fue así. Se concentró en traer a la memoria lo hecho por el ejército libertador, y en enviar un mensaje a los venezolanos residentes en el país.

Pasaron 200 años de aquel 7 de agosto de 1819 donde los valientes soldados, lo dieron todo por libertar esta tierra. Hoy en una tarde gris (además del clima), el Puente de Boyacá fue escenario para la conmoración de la gesta, la cual se quedó, como se tenía previsto, en los solos actos protocolarios organizados por la Vicepresidencia de la República, los cuales dejaron mucho que decir por la forma en qué se hicieron.

Tras la puesta en escena de los actores que representaban las distintas etapas del ejército, los cantos de la banda sinfónica, las condecoraciones y la ofrenda floral, el presidente Iván Duque se dirigió a los asistentes dando su tradicional discurso, el cual no fue más allá, se quedo en lo mismo: Hablar en general, pero nada en específico para la tierra de la libertad.

“La independencia no hubiera sido gloriosa sin ese ímpetu patriótico y sentido de unidad que impulsó a Santander y a todos los generales a concentrarse en un propósito común. Colombia está de fiesta porque todos juntos celebramos nuestra libertad. Hace un año, en la Plaza de Bolívar en Bogotá, el día de mi posesión, le dije a todos los colombianos que asumiría el compromiso de la presidencia recordando nuestra historia (…) es un día para reconocer la grandeza de Bolívar y para reconocer la grandeza de Santander en su trabajo, tanto en el campo de batalla, como fuera de ella.  Recordamos 200 años de nuestro camino como nación independiente y soberana, reconocemos la grandeza de Bolívar y para reconocer la grandeza de Santander en su trabajo, tanto en el campo de batalla, como fuera de ella”, expresó Duque.

El jefe de Estado también se pronunció a varios temas del orden nacional que, en una primera impresión, benefician indirectamente al departamento.

“Hemos transitado de ser un país de campesinos debilitados por la ausencia de políticas a construir un país que mira hacia el campo, que cree en la transformación, que ayuda a llevar oportunidades y que quiere fortalecer el comercio de los productos agrícolas, Podemos decir con orgullo que Colombia inicia el futuro acariciando la cuarta revolución industrial y el nacimiento de un ecosistema emprendedor (…) entendemos que con las vías terciarias, la navegabilidad de los ríos, en la profundización de las telecomunicaciones y en con la llegada de los servicios públicos, es como podemos cerrar las brechas en los territorios”, agregó Duque.

Por otro lado, el tema de Venezuela sigue estando en puestos de privilegio en la agenda del gobierno, por ende, el mandatario no dejó pasar la oportunidad de referirse al respecto.

“Quiero enviar este mensaje a esos hermanos venezolanos que nos acompañaron en la gesta libertadora. Hoy les reiteramos que estamos con ellos para que se liberen de la dictadura y puedan recuperar el sueño de una plena libertad”, concluyó.

En resumidas cuentas, el Bicentenario solo fue un saludo a la bandera, solo un ‘pañito de agua tibia’, por tal motivo y en vista que todavía quedan tres años de gobierno Duque, la tarea del próximo gobernador y la bancada parlamentaria debe hacer que se vaya más allá del mencionado Pacto Bicentenario, proyecto que además de contemplar 3.6 billones de pesos para los departamentos de la Ruta, se centra en obras antiguas e inconclusas, nada nuevo.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.