Boyacá entre los diez departamentos más competitivos del país

1
537
Foto | Hisrael Garzonroa

Boyacá tiene muy buenos indicadores en educación y presenta notables mejoras en salud. Pilares como la sostenibilidad ambiental y la implementación de TIC representaron un retroceso.

El Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario han presentado el Índice Departamental de Competitividad  2019, que por primera vez presenta un ranking para los 32 departamentos e incluye a Bogotá D.C. En esta ocasión, en líneas generales, Boyacá ocupó el décimo puesto con una calificación promedio de 5,45 sobre 10.

El Índice Departamental de Competitividad mide factores como las buenas prácticas de las instituciones, infraestructura, adopción TIC, sostenibilidad ambiental, salud, educación básica y media, educación superior y formación para el trabajo, entorno para los negocios, mercado laboral, sistema financiero, tamaño del mercado, sofisticación y diversificación, innovación y dinámica empresarial.

De todos estos indicadores, en el que mejor salió librado el departamento fue en el de educación básica y media, en el cual ocupó la segunda casilla por detrás de Santander con un puntaje 8,42 sobre 10. Este pilar está compuesto por seis indicadores, de los cuales Boyacá lideró cinco. El departamento se destacó en aspectos como calidad de la educación, puntajes en pruebas Saber 11, puntaje en pruebas Saber 5, puntaje en pruebas Saber 11 en colegios oficiales, calidad de los docentes en colegios oficiales y relación estudiante-docente.

También obtuvo buenos resultados en materia de salud, factor en el que ocupó el octavo puesto a nivel nacional, siendo que en 2018 había estado en la decimocuarta posición para este indicador. Para evaluar el desempeño en materia de salud se tuvieron en cuenta factores como cobertura en salud, resultados en salud y calidad en salud. Este último fue del que peor salió librado el departamento de Boyacá, pues los calificativos obtenidos en materia de inversión en salud pública e inversión pública en protección integral a primera infancia no superaron la calificación de 1 sobre 10. Caso contrario ocurrió con los resultados en salud, compuesto por subindicadores como mortalidad infantil, mortalidad por desnutrición y mortalidad materna, sobre los cuales no hay reproche alguno para autoridades sanitarias y profesionales de la salud.

Luego aparecen indicadores en los que si bien no hubo avance, tampoco retroceso. Uno de ellos es el pilar de infraestructura, en el cual Boyacá ocupó la casilla 14 entre 33, misma posición que ocupó el año anterior. En este pilar se contemplan indicadores como infraestructura de servicios, conectividad e infraestructura vial. En este último indicador fue en el que peor le fue a Boyacá, logrando una calificación de 2,82 sobre 10. Otros de los pilares en los que Boyacá mantuvo la misma posición del año anterior fue Sistema Financiero, en el cual  el departamento obtuvo una calificación de 3,61 sobre 10 dadas las graves falencias en materia de cobertura de seguros y el índice de profundización financiera en la cartera comercial. El Tamaño del Mercado fue otro de los pilares en los que Boyacá conservó la posición del año anterior, ubicándose en la decimocuarta casilla. El escaso grado de apertura comercial fue el indicador con peor calificación para el departamento, lo que no permitió que el promedio en este pilar fuera mayor.

Otros pilares en los que Boyacá no registró mayores variaciones fueron: Buenas Prácticas de las Instituciones, pasando de la casilla 12 en 2018 a la 10 este año; Adopción TIC, pasando de la casilla 13 a la 14; Educación superior y formación para el trabajo, pasando de la casilla 11 a la 10; Innovación y Dinámica Empresarial, pasando del puesto 12 al 10.

Informalidad en cada esquina

Para el pilar de Mercado Laboral los resultados no son alentadores. Boyacá pasó de la décima a la decimosexta casilla. Si bien se obtuvo buenas calificaciones para indicadores como tasa de desempleo, subempleo objetivo, brecha de empleo vulnerable entre hombres y mujeres; no pasó igual con otros indicadores como la formalidad laboral, en el que se recibió una calificación de 2,87, ni el indicador denominado disparidad salarial entre hombres y mujeres, en el cual el departamento consiguió una calificación 2,04.

En Boyacá no se sabe hacer negocios

El pilar en el que el departamento quedó más rezagado fue en el del Entorno para los Negocios, ocupando la misma posición que el año anterior, la número 23. Este pilar midió cuatro indicadores: Facilidad para registrar propiedades, facilidad para obtener permisos de construcción, pago de impuestos y facilidad para abrir una empresa. Este último indicador fue el que le significó tan deshonrosa posición al departamento, pues si bien se consiguió una calificación de 7,23, esta estuvo entre las peores del todo el país.

Insostenible ambientalmente

Boyacá cayó una posición en este pilar, pasó del puesto 16 al 17, ocupando así un lugar en la parte baja de la tabla. Pero la posición a nivel nacional para este pilar no ha de ser lo verdaderamente preocupante, sí los resultados. Boyacá, para este pilar, obtuvo una calificación de 4,89 sobre 10. Indicadores como proporción de superficie cubierta por bosque (2,16), empresas certificadas ISO14001 (2,87) e Índice Municipal de Gestión de Riesgo (2,13) explican el porqué de tan pobres resultados. Increíblemente, en el indicador denominado Disposición Adecuada de Residuos Sólidos, el departamento obtiene una calificación de 9,99 sobre 10 a pesar de que solo hay dos rellenos sanitarios en el departamento, cuya vida útil está en entredicho.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.