Quien a hierro mata, a hierro muere

0
3967

Un hombre fue abatido por agentes de la Policía mientras esperaba a la entrada del Hospital de Villa de Leyva para rematar a una mujer contra la que había atentado minutos atrás.

Consternada ha quedado la comunidad villaleyvana luego de que se conociera el caso de Carlos Roberto Paz, un hombre que, cegado por los celos, intentó quitarle la vida a su expareja sentimental.

Los hechos se presentaron sobre las 11:30 de la noche del domingo 1 de diciembre. Carlos Roberto, sigiloso, y tras tener clara la rutina de su expareja, la esperó a la entrada de su residencia, allí acciona su arma de fuego, causándole una herida a la altura de la mandíbula.

El calibre del arma usada por Carlos Roberto fue lo que permitió que su víctima no fuera fatal, pues de haber sido un arma de calibre 9 o superior, la mujer no habría resultado herida sino muerta.

Unidades policiales brindan rápida atención a la víctima y la trasladan al hospital. Allí esperaba Carlos Roberto, que al parecer quería asegurarse de su cometido. La víctima le reconoció y dio aviso a las autoridades.

Una vez los agentes trasladan a la víctima, se dan cuenta que allí está esperando Carlos Roberto. “Inmediatamente esta persona se acerca con un arma de fuego, intenta dispararle a los policías, ellos reaccionan, y en la reacción le causan tres heridas con arma de fuego, se traslada al centro asistencial y allí fallece esta mañana sobre las 3:30”, señaló el Comandante del Departamento de Policía de Boyacá, Coronel Germán Jaramillo.

De acuerdo al relato policial, fueron tres los impactos de bala los que recibió Carlos Roberto. Uno de ellos a la altura del pecho, este fue el que le causó la muerte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.