Concesión Sisga-El Secreto: el actual rediseño geométrico es obsoleto  

1
2859
Foto | EL DIARIO

Por | Luis Heriberto / Echando lengua/ @luchocalidad

El rediseño geométrico de la vía en rehabilitación se quedó corto, pues pareciera haberse hecho con especificaciones de 1980, que en nada se aproximan a las de una Autopista 4G, que además hoy en obra registra algunas deficiencias en la aplicación de los planes de manejo de tránsito durante los cierres parciales.

La construcción de la Transversal del Sisga, se adelanta luego de 30 años de espera y tras el vencimiento de la vida útil de la primera intervención significativa a la vía, que consistió en una incipiente ampliación y pavimentación con un tratamiento superficial doble en el tramo Sisga – Guateque, ejecutada a comienzo de los años ochenta. Posteriormente se pavimentó hasta Las Juntas y en los albores de la década de los noventa, luego de una serie de protestas que culminaron en un paro cívico, el entonces moribundo Ministerio de Obras Públicas y Transporte acometió los trabajos hasta Santa María.

A partir de ahí algunos gobiernos nacionales promovieron trabajos entre El Secreto y Santa María, alternados con leves actividades de mantenimiento especialmente en territorio de Cundinamarca, los cuales remataron con la instalación del peaje de Machetá. Luego, la historia de siempre: promesas fueron y vinieron en cada gobierno, hasta que en 2014 otro conato de paro cívico y una gestión más de origen comunitaria, forzaron a que este corredor vial ingresara al programa de Autopistas 4G estructurado por el gobierno Santos.


Debe leer:
>Concesión Sisga-El Secreto: el actual rediseño geométrico es obsoleto


 

En la actualidad con el contrato en ejecución, es apenas obvio que se presentaran contratiempos iniciales por aspectos de diseño y su correspondiente validación, así  como  prediales, forestales, ambientales y de relación con las comunidades, lo que ha proyectado una imagen errónea de incumplimiento y desorden, por cuya razón las compañías a cargo del proyecto son objeto de la crítica injustificada y muchas veces malintencionada, proveniente de sectores que buscan enlodar o sacar provecho de tipo económico o político, valiéndose del desconocimiento general que tiene la población al respecto.

En este estado del proyecto, algunos personajes al parecer más interesados en los dividendos políticos para las elecciones territoriales de 2019, que en el verdadero éxito de este proyecto vial, mal enmarcado en la segunda ola del programa de Autopistas 4G, han promovido un exigente corte de cuentas a la Concesión Transversal del Sisga, para verificar el cumplimiento de los compromisos contractuales y el avance de los trabajos.

Conocedor de estos proyectos, me atrevo a afirmar qué si la intención de quienes convocan a la reunión de seguimiento del 8 de noviembre en Macanal, es la de crucificar al concesionario, posiblemente no logren su objetivo, pues para empezar, la Transversal del Sisga es de las pocas 4G que ya cuentan con cierre financiero, lo que significa que la totalidad de los recursos para su ejecución están garantizados; no en vano su mayor accionista es considerado por especialistas del tema, en uno de los estructuradores líderes del mercado de infraestructura concesionada en Colombia.

Por otra parte, el avance en los trabajos empieza a ser notorio, como lo percibimos algunos usuarios, pese a las incomodidades generadas durante los viajes -de las cuales no se escapa ninguna vía 4G- invito a soportarlas, en espera de una solución para los próximos veinte años. La calidad de los procedimientos constructivos y de materiales, quedan en manos del EPC constructor(Ingeniería, Gestión de Compras y Construcción) y obviamente de la interventoría, siendo responsables solidarios por los costos generados por productos no conformes, pero no así de los efectos sociales derivados de futuros cierres por reparaciones debidas a mala calidad.

Sin embargo, el rediseño geométrico de la vía en rehabilitación se quedó corto, pues pareciera haberse hecho con especificaciones de 1980, que en nada se aproximan a las de una Autopista 4G, que además hoy en obra registra algunas deficiencias en la aplicación de los planes de manejo de tránsito durante los cierres parciales. Junto con estos factores, garantizar que los tramos sin intervenir se conserven en condiciones aceptables de comodidad para transitar, así como la seguridad presente y futura de los usuarios, son aspectos que el EPC debe ajustar conjuntamente con la interventoría y la ANI, puesto que finalmente para eso se pagan los peajes.

Diferente sería, si los promotores de la reunión de seguimiento, exigen a la ANI una justificación técnica de la aplicación de especificaciones de diseño geométrico obsoletas, porque de verdad esta es una obra común y corriente de rehabilitación de una carretera nacional, nada parecida a una Autopista 4G. Lo demás no pasa de infundados cuestionamientos de calidad al concesionario o de populistas reclamos de cuotas de empleo y opiniones más de carácter emocional debidas a la carencia de información veraz y confiable. Esta convocatoria es de cuidado, porque de pronto a algún asistente se le ocurre preguntar a los protagonistas sobre el IVA a la canasta familiar y ahí todo puede cambiar.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.