Después de la visita de la vicepresidenta, quedó claro que para el Bicentenario no hay nada

0
1307
Foto | vía @POSITIVAFMRADIO

El gobierno del presidente Duque comisionó, para la celebración del Bicentenario, a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, así que cualquier cosa importante, si no la anuncia el propio Duque, lo lógico es que lo haga la Sra. Ramírez. De modo que la visita de la alta funcionaria a Boyacá debió haber servido para saber qué más habría para el Departamento. O mejor, que hay para Boyacá, en realidad, para celebrar el Bicentenario, que será el próximo 7 de agosto.

Era lo que se esperaba el pasado 25 de julio, el día de la conmemoración de la Batalla del Pantano de Vargas, cuando la Vicepresidenta, la Ministra del Transporte y el Presidente de la ANI, estuvieron en la celebración y lo único que sucedió fue el paseo que hicieron en los antiguos equipos del tren, consistentes en una locomotora de la ANI y unos vagones de la empresa Turistrén que opera el servicio en la línea férrea de Bogotá a Zipaquirá.

En estas circunstancias se esperaba un gran pronunciamiento de la rehabilitación de la línea férrea y su proyección futura que, para un acontecimiento como el Bicentenario, debió ser, por lo menos, el anuncio de la construcción de un tren de alta velocidad que conectara todo el Altiplano Cundiboyacense, en sus rutas fundamentales, desde el Muña y Facatativá hacia el ferrocarril del Nordeste, llegando a Belencito, y por el otro lado, a Zipaquirá y Chiquinquirá, tal como se pensó que debían operar los tresnes desde principios del siglo pasado. Pero no; en cambio, entre el Ministerio de Transporte, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y la Gobernación de Boyacá, dijeron que trabajan en un tren piloto para el transporte de pasajerosentre Sogamoso y Tunja, 2 veces a la semana, que beneficiaría la movilidad de más de 400 personas. Esto más parece un chiste, dado que para anunciarlo en el marco de la celebración del Bicentenario de la Independencia de Colombia, la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco, y el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, (ANI) Louis Kleyn, hicieron un recorrido por el corredor férreo Bogotá – Belencito, el cual inició en Sotaquirá y terminó en Paipa, 10 kilómetros después.

Estos funcionarios cuando vienen a Boyacá parece que el cerebro les funciona de otra manera; la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco aseguró que desde agosto de 2018 se han movilizado más de 40 mil toneladas de carga solo en el corredor Bogotá- Belencito. Es decir que por medio del tren se han movilizado, en promedio, unas 3.300 toneladas mensuales, que es equivalente a 110 toneladas diarias, o sea, menos de la capacidad de carga de tres tractocamiones.

El anuncio, en consecuencia, ante estas cifras es que en el primer semestre de este año, se adjudicó el contrato de obra pública por $96.118 millones para el mantenimiento, conservación, administración, vigilancia, señalización, control de tráfico y operación de los corredores férreos Bogotá – Belencito y La Dorada –Chiriguaná. Que el contrato tendrá una duración de 12 meses y se invertirán $44.742 millones en el corredor Bogotá – Belencito. ¿Así que para movilizar 110 toneladas de carga diaria y 400 personas dos veces por semana, es menester que se celebre el Bicentenario, vengan tan altos funcionarios y se invierta semejante cantidad de plata?

Mejor pensar en las promesas

Es lo que se percibe al leer que “el Gobierno del Presidente Iván Duque está comprometido con la reactivación del modo férreo”, según dice un comunicado oficial; para eso, agrega, está trabajando en la elaboración de un proyecto de ley ferroviario que busca establecer el marco normativo para el modo de transporte férreo regulando aspectos técnicos y económicos para potenciar su desarrollo. Se trabaja también en un Plan Maestro Ferroviario, que es una hoja de ruta a mediano y largo plazo que define aspectos institucionales, normativos, técnicos para la implementación de proyectos en los corredores nacionales; así como su articulación con corredores regionales, con el fin de reactivar y consolidar la operación ferroviaria en Colombia.

Sobre el particular, la información oficial termina con el siguiente enunciado: “El impulso que le da el Gobierno Nacional a este modo de transporte y al multimodalismo busca generar mayores posibilidades para el transporte eficiente de carga en el país, competitividad para los diferentes sectores, generar empleo en las regiones de influencia de los corredores y más alternativas para la conectividad del país, entre otras.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.