Con papa de calidad, cultivadores boyacenses hacen frente a la volatilidad del mercado

0
546
Foto | Hisrael Garzonroa

Boyacá sigue siendo el segundo productor de este tubérculo a nivel nacional, sin embargo, muchos de los productores siguen sin adaptarse a las exigencias del mercado en términos de calidad. La asociatividad es una de las claves para hacer frente a la ardua competencia y a las grandes exigencias del consumidor final.

De acuerdo a Fedepapa, la papa es el tercer alimento en importancia en materia de seguridad alimentaria mundial. Hoy Colombia tiene sembradas cerca de 130.000 hectáreas, de las cuales más de 35.000 están en Boyacá. Sin embargo, la calidad del producto, la papa, no siempre es la deseada y en muchas ocasiones llega a ser rechazada por aspectos tan superficiales como su falta de uniformidad.

Foto | Hisrael Garzonroa

En Boyacá se producen 671 mil toneladas de papa, con un rendimiento por hectárea de 18,8 toneladas por hectárea. De los 123 municipios del departamento, 81 municipios registran producción de este tubérculo. Por eso es de vital importancia para los papicultores y comerciantes tener a la mano los criterios y las exigencias del comprador final, que en ocasiones puede llegar a descartar el producto por algo tan simple como su apariencia.

PUBLICIDAD

Tan dramáticos han sido algunos casos que hasta incluso se ha llegado a rechazar la totalidad de la cosecha por la falta de uniformidad o por la apariencia que tienen estos tubérculos.

“La calidad de los tubérculos en apariencia y calidad de cocción son claves para el mercado”, señala Marcelo Altieri, director regional Cono Norte de Yara, quien conoce concretamente el comportamiento del consumidor, y quien advierte de la necesidad de asociatividad, de la incursión en programas de nutrición eficiente, y otra serie de medidas que permitan al papicultor conseguir una menor tasa de rechazo sobre su producto.

Foto | Hisrael Garzonroa

Dado que la mayoría de la producción de papa en Colombia se destina para el consumo en fresco, la competencia es voraz; se ofrecen productos como la papa lavada y empaquetada, lo que hace imposible competir si no se ofrece un producto de gran calidad. “La papa que no cumple los criterios es papa rechazada, con la cual el agricultor tiene que asumir las pérdidas. Por eso uno de los miedos más grandes que tienen nuestros agricultores es el rechazo de la papa”, comenta Andrés Useche Díaz, gerente comercial de Yara Colombia, empresa que viene destinando esfuerzos para asesorar a productores y con ello conseguir un producto con valor agregado para el consumidor.

El hecho de que la mayoría de los productores de papa en el país estén bajo el modelo del minifundio es otro de los factores que hacen que muchas veces el producto final no cumpla con las exigencias del mercado, por eso una de las sugerencias para hacer frente a los complejos criterios de calidad del consumidor es la asociatividad. También existe la asesoría que brindan empresas como Yara, que teniendo un conocimiento pleno de las dinámicas del mercado, brinda además de asesoría, acompañamiento técnico. “Nosotros estaremos lanzando en septiembre 17 nuestro programa Rica Papa by Yara, que es una solución integral que queremos poner al servicio de nuestros agricultores, brindando toda la experiencia que tenemos como compañía ya que somos una compañía de 110 años de experiencia en el mercado mundial de fertilizantes (…) dada esa experiencia estamos en la capacidad de entregar planes nutricionales que den mejores papas en términos de rendimiento y calidad”, agregó Useche Díaz.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.