Pinzón, ¡de la tercería a la victoria!

1
1390
Foto | Prensa Giovany Pinzón

Bajo este convencimiento, Giovany Pinzón, candidato a la Gobernación de Boyacá, afirma que ha logrado consolidarse como una propuesta y una fuerza alternativa de la región, que podría pasar de un tercer lugar a ganar en los comicios del próximo 27 de octubre. 

Esta es la semana decisiva para las elecciones regionales 2020-2023; algunos suben y otros bajan en esta recta final. En el caso de Giovany Pinzón, candidato a la Gobernación por el partido MAIS, en las últimas semanas, está seguro que ha ganado un importante espacio que lo podría catapultar a la victoria. 

Piensa que los votos de opinión, indecisos e inconformes se han sumado al electorado que lo apoya y lo trasladarían de la tercería, en la que los análisis y encuestas lo han puesto, a ser el gobernador el próximo 27 de octubre. 

La fortaleza ganada, estima Pinzón, es producto de una campaña en las calles, directa con la ciudadanía, de más de 18 horas de trabajo diario y por los 123 municipios de Boyacá, logrando unir con el ADN Boyacense las fuerzas vivas del departamento entorno al Partido de las Soluciones. EL DIARIO habló con el candidato sobre el cierre de campaña y lo que traerá el futuro después de las elecciones. 

EL DIARIO: ¿Qué le queda después de esta campaña?

Giovany Pinzón: Un conocimiento profundo del departamento, un gran amor por esta tierra, y el compromiso por dar soluciones, junto a grandes amigos, incomparables experiencias y la satisfacción del deber cumplido. Creo que hicimos una campaña limpia, sin guerras sucias, sin despilfarrar recursos y en contacto permanente con la ciudadanía y así mismo esperamos gobernar.

E.D: ¿Dónde va a estar el 27 de octubre? 

G.P. Voy a amanecer en mi natal Soatá, allá voto y allá quiero estar en un día tan definitivo, recargándome del amor de mi familia y poniendo el futuro de Boyacá y el mío propio, bajo la bendición de Dios y la Virgen. Soy un hijo de la provincia Norte y Gutiérrez; he dado resultados allá y esos mismos quiero multiplicarlos en las otras provincias del departamento, me pondré la camiseta por las regiones, desde la más cercana hasta la más alejada. 

Foto | Prensa Giovany Pinzón

E.D: Más allá de lo que se dice en las encuestas, ¿usted cree que puede ganar?

 G.P: Sí, yo creo que Boyacá merece un cambio y el pueblo lo sabe, la comunidad ha recapacitado y por fortuna hoy dice que está buscando propuestas y buenas hojas de vida para votar, nosotros tenemos lo mejor en esos requerimientos. Además, hemos logrado que los boyacenses se conecten con una propuesta de verdad alternativa. Se han sumado estudiantes, emprendedores, deportistas, activistas, profesionales de todas las áreas, empresarios, padres y madres cabeza de familia, trabajadores del campo y la ciudad que construyen un futuro próspero para este departamento y requieren que el departamento tenga un gerente de verdad en el poder.

E.D. ¿Por qué cree que tiene lo suficiente para llegar a la Gobernación?

G.P: Porque tengo la preparación profesional, la experiencia en cargos nacionales, departamentales y como alcalde en Soatá; teniendo como bandera los resultados y la capacidad de asumir cualquier liderazgo. Creo en los boyacenses y estoy seguro de que podemos unir lo mejor de todos e ir juntos a un buen Gobierno.

E.D: Si no es usted el gobernador, ¿quién le gustaría que fuera?

“Boyacá no puede improvisar, se requiere tener formación profesional”. 

G.P: Del profesor Olmedo rescato su honestidad, su sencillez, su trabajo como docente, creo que podría aportar mucho a un gobierno departamental. Sin embargo, ya estando en esta última recta debo decir que votaría por Ramiro Barragán, teniendo en cuenta la experiencia ejecutiva que tiene por haber sido alcalde. Sabe qué le duele al barrio y a la vereda lo que es muy importante a la hora de gobernar. Boyacá no puede improvisar, se requiere tener formación profesional.

Foto | Prensa Giovany Pinzón

 E.D: ¿Qué opina del Gobierno que termina y qué se debe esperar del gobierno que inicie?

G.P: Valoro mucho los esfuerzos que hizo el gobernador Carlos Amaya por abrir una nueva generación en la política demostrando que los jóvenes pueden gobernar; lo que hizo por el medio ambiente, por descentralizar la cultura, la educación y el agro. Creo que fue un hombre conciliador y activo, me quedo con lo positivo porque Boyacá necesita tener esperanza y alejarse de la corrupción. En ese sentido, el próximo Gobierno deberá centrarse en seguir con los proyectos que han dado resultado y en que la región empiece a producir riqueza para fortalecer la economía y el tejido social. 

E.D. ¿Le queda algún sinsabor después de esta campaña?

G.P: Yo siempre digo que no me arrepiento de nada y en este camino he aprendido muchísimo. Me queda un poco de sinsabor con que se abuse de las necesidades de las comunidades para comprar votos y hacer juegos deshonestos. Las campañas no se pueden convertir en el “todo se vale”, tienen que ser de cara a lo que realmente necesita Boyacá. 

E.D. Un mensaje al pueblo boyacense

G.P. He tenido el privilegio de recorrer el departamento y conocer personas que como YO, creen que podemos salir adelante. Personas que desde sus labores cotidianas aportan su grano de arena para que Boyacá se desarrolle y transforme. Con los boyacenses hemos caminado por más de 18 horas diarias, haciendo un ejercicio honesto y fortalecido con el cariño de todos. Ahora quiero que caminen conmigo al triunfo en las urnas, lo podemos hacer y elegir bien. El voto de cada uno de ustedes cuenta y el voto de cada uno de ustedes puede cambiar la historia, para que luego no nos quejemos. Gracias infinitas por su confianza, no los defraudaré.

1 COMENTARIO

  1. La ingratitud parece ser la permanente compañera del Dr Giovany, porque no nombra a su mentor: COMFABOY y su equipo, interno y externo. Así es la vida. Y a propósito ¿ Quė le haría Comfaboy al Dr GarcíaHerreros, que no lo deja salir del cargo? Está peor que EVO MORALES.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.